28 de diciembre de 2009

Versos para mandar un sms

1
Con el calor
sumergido en la lectura
bajo una sombrilla
y los pies calientes
sobre la arena.
2
Llueve, llueve
pero apenas cae
el tiempo frío.

3
Oigo ruido
un sms que llega
es Navidad.

4
Letras raras
no entiendo casi nada
esemese...

5
Nada en la calle
casi nadie en la calle
sólo luces y pascueros.

6
Te deseo
muchos regalos
salud, amor
y un poco
de sol.

7
Acabó el verano
Y otro día
rutinario
que voló deprisa.

8
¿Estás a la sombra
de un árbol
de ramas
torcidas
y hojas oscuras?

9
Una nube que
pasa
otra nube que
se va
y a la tercera
¿el sol que volverá?

26 de diciembre de 2009

La ilusión de una nueva navidad.

Esta navidad no está haciendo mucho frío todavía, pero si que está lloviendo y no poco, por lo que el salir a la calle se está conviertiendo casi en una odisea. El cielo grisáceo y el suelo mojado es el panorama que hasta ahora nos podemos encontrar, eso sí con la esperanza de que un día de estos la nubes nos darán una tregua y podremos mirar al cielo sin mojarnos.
A pesar de todo, hay mucha gente en la calle y en las tiendas muchos padres van buscando los juguetes que los Reyes Magos habrán de traer a sus hijos o a sus parientes con el agobio que a veces supone el no poder apenas circular por las calles estrechas del centro de Lucena o por entre las filas formadas por las estanterías repletas de género.


La ilusión de los niños que aún creen en los Reyes y la de los mayores que aún queremos creer en ellos y que ya tuvimos un aperitivo con la lotería (y con la consabida frase de que otro año será), se traduce en un aumento de los gastos, a veces excesivos; también en un cierto sentimiento de solidaridad con los que viven peor que nosotros con lo cual de alguna manera parece que mitigamos nuestra, en cierto modo, mala conciencia por ese consumismo en que nos sumergimos por estas fechas.


Pero a pesar de todo, creo que tenemos derecho a esa cierta dosis de ilusión que nuestros padres nos han ido inculcando como elemento de una tradición vital que con el paso de los años se va convirtiendo en un elemento más del transcurrir de los días, llevándonos de nuevo hacia estos días que, nos guste más o menos, no deja de reflejar de nuevo la ilusión de una infancia ya pasada para nosotros, pero que sigue viva en nuestros hijos.
Para aquellos que tengan a bien leer estas letras, quiero desearos una ilusionante navidad.

12 de diciembre de 2009

Una experiencia nueva.

Este curso, junto con mis alumnos de 4º de ESO, hemos decidido participar en el programa de El País de los Estudiantes. Cuando se lo propuse, la mayoría del grupo decidió de forma podría decir que entusiasta, participar e incluso desde ese momento comenzaron a hacer propuestas, algunas muy interesantes como por ejemplo recoger información sobre la situación que atraviesan muchas familias lucentinas a causa de la crisis y que se refleja en las colas que se forman en las puertas de las parroquias de la localidad para que Caritas y otras asociaciones repartan bolsas de alimentos. También la cultura, el medio ambiente, el entorno cercano y el deporte tienen cabida en el períodico que queremos elaborar.
Pienso que estos chicos y chicas de 15 a 16 años, y no sólo ellos, están mostrando un grado de conocimiento de la realidad que les rodea mayor de lo que muchas veces creemos y esto es algo que quizá deba llevarnos a pensar y a valorar más a nuestra juventud.
Creo que este tipo de experiencias que tan bien han acogido mis alumnos, siempre son positivas pues de este modo las clases pueden hacerse más fluídas y cercanas a la realidad cotidiana del lugar donde viven y de las gentes con las que se relacionan.
Todos tienen muy claro que lo prioritario es estudiar y sacar adelante su curso, pero también que el instituto no debe ser sólo eso, de ahí que me haya llevado una agradable sorpresa cuando mi propuesta fue tan bien acogida. Ahora nos queda lo más duro que es realizar el trabajo que nos hemos propuesto. Los primeros pasos ya están dados, ahora hay que llegar a la meta en el tiempo previsto.

15 de noviembre de 2009

Como cualquier fin de semana.

Poniendo un poco de orden en mis papeles he encontrado un "diploma" que mis antiguos alumnos de 2º Bachillerato de Cabra me hicieron hace unos años y que dice "para el profesor mister quedan 50 minutos para el fin de semana". Al verlo me he acordado que ese curso los viernes a última hora tenía a ese grupo y como solían estar ya un poco cansados y charlaban más de lo habitual, les decia lo de los 5o minutos para así poder comenzar la clase. Y efectivamente, transcurrido ese tiempo, todos salíamos bien contentos del instituto como cualquier viernes.
Ahora que este fin de semana está terminando y mañana será de nuevo lunes, recuerdo que también entonces como ahora, eran días de vagancia, de algo de bricolage, y si el tiempo acompañaba, de paseo por la plaza Nueva y un rato de charla con los amigos mientras tomábamos una cerveza en algún lugar del centro.
A mediados de otoño y con un tiempo que más parece septiembre que noviembre, y con las calles céntricas adornadas con vistas a la navidad, estamos a punto de volver a nuestra rutina cotidiana tras un no menos rutinario fin de semana. Estamos quizá un poco más descansados que mañana a estas horas, pero dispuestos a continuar con nuestras tareas semanales marcadas en la agenda, y así cuando el viernes falten 50 minutos para acabar la última clase recordaremos que por un par de días, como cualquier fin de semana, el maldito timbre del despertador no nos sonará.

5 de noviembre de 2009

El patrimonio histórico no está de moda.


Definitivamente debo afirmar que el patrimonio histórico no está de moda. Sin embargo, la asociación cultural Torre del Moral, tras muchos años en la brecha, sigue funcionando, pese a ser catalogados sus integrantes de conservadores, de ir contracorriente, y otras cosas más.

Pero sin embargo, ahí está. El próximo viernes día 13 va a mostrar al público lucentino las actuaciones que ha venido llevando a cabo en los últimos años a través de su taller de restauración en el cual se han recuperado diversas piezas interesantes y que hoy están situadas en el santuario de la Virgen de Araceli.

Su participación en las diversas comisiones municipales (cultura, turismo, etc.) se deja notar con numerosas propuestas que desgraciadamente casi nunca son aceptadas: el proyecto de la Plaza Nueva, los alrededores de San Mateo, las aceras de diversas calles, etc.

También cuenta con una página web (http://www.torredelmoral.com/) donde se recogen muchas de las actividades que la asociación lleva a cabo, y también aquí está colgada la revista digital Morana, en la cual, a través de sus distintas secciones se muestra a los lectores diversos trabajos inéditos sobre el patrimonio histórico lucentino y en general sobre la cultura.

Pero a pesar de todo ello, el patrimonio histórico de Lucena sigue desapareciendo, o deteriorándose sin que parezca que la sociedad lucentina asuma la realidad de que se trata de algo importante para el conocimiento de nuestra propia identidad, y así nos va.

14 de octubre de 2009

Piedra y Cal ya está en la red.

Echando un vistazo en Solienses he descubierto que la Asocación Piedra y Cal ya tiene un blog (el enlace está en la canastilla), cosa que me ha alegrado mucho. Es esta una asociación que surgió en Pozoblanco hace unos años con el objetivo de defender y dar conocer el patrimonio histórico de nuestro pueblo.
No sin dificultades, poco a poco la asociación ha ido desarrollando sus actividades, superando los obstáculo que iban surgiendo y alcanzando sus objetivos, así que enhorabuena amigos de Piedra y Cal y a seguir en la brecha.

17 de septiembre de 2009

De vuelta al insti.

Suena el despertador a las 7'30 de la mañana y con los ojos aún cerramos lo paramos, todavía con cierta lentitud. Es hora de levantarse, ir al cuarto de baño, desayunar y prepararse para salir de casa, salvar los obstáculos de la calle en obras y marchar al trabajo. Volvemos a la normalidad, y tan es que así que hasta nos ha llovido y las tormentas han llenado de barro algunas de nuestras calles.
Por la calle Peñuelas la riada no es de agua sino de chicos y chicas que marchan a los institutos y colegios de la zona, todavia a medio desperezar y con las mochilas medio vacías.
Llegamos al insti, saludamos a los compañeros y preparamos las cosas disponiéndonos a dirigirnos a las aulas entre el ruido de la juventud que bulle por los restos del patio y las máquinas de la obra que desde hace un año se ha convertido en un elemento más del paisaje escolar.
Entramos en clase, damos los buenos días y pasamos lista, tras esto comenzamos las primeras explicaciones y las primeras actividades del curso. Poco a poco vamos entrando en materia. Pronto suena la sirena que marca el fin de la clase y rápidamente pasamos a otra cosa y así hasta la hora de la salida que como siempre es recibida con cierto alborozo por todos.
Salimos a la calle para dirigirnos hacia nuestra casa. De nuevo la calle Peñuelas se llena de la gente que aprovechan el trayecto de vuelta para comentar las incidencias del día o hacer planes para la tarde, pues todavía el ritmo del curso propicia que se aprovechen las tardes, cada vez más cortas, para salir por ahí con los amigos.
Pero la noche llega inexorable y pronto hay que acostarse pues a las 7'30 horas del día siguiente hay que volver a levantarse, y volver a la vida cotidiana, un tanto olvidada durante el pasado verano cuando desde la sombra de mi árbol del Hércules, los inquilinos dejábamos pasar el tiempo indolente de tardes largas y trasnochadas tranquilas.
Septiembre, como siempre, nos devuelve a casa para afrontar los retos que se nos puedan plantear hasta el próximo verano cuando con los primeros calores estivales desempolvemos las maletas y un año más apaguemos el despertador y demos temporalmente la espalda a ese recinto que tantas esperanza alberga para algunos y malos ratos para otros, pero para eso todavía queda mucho.

27 de agosto de 2009

CRÓNICA DESDE EL HÉRCULES VI. EL VERANO QUE SE ACABA.

En estos últimos días de agosto parece que el verano va languideciendo, incluso hemos tenido algún día de mal tiempo. Las tertulias bajo el árbol se refieren ahora más a "¿y vosotros cuando os vais?"o la vuelta más o menos inminente al trabajo. Las tardes que ahora se han acortado nos muestran ya la llegada de un próximo otoño, no sabemos si caluroso o no, pero desde luego marcado por la crisis económica y la gripe A que con su goteo continuo de afectados a algunos nos va asustando pues podemos considerarnos población de riesgo.
No sé lo que nos espera pero desde luego, un año más el verano se acaba aunque todavía podamos aprovechar algún fin de semana septembrino, pero está claro que el tiempo pasa y una vez más pronto echaremos la llave de nuestro pisito hasta el año que viene, cuando a partir de la semana santa podamos comenzar a hacer alguna visita esporádica para ir abriendo boca de cara al siguiente verano donde se reanudarán las tertulias bajo el árbol y los baños en la piscina o en la playa, y los juegos de los niños que habrán crecido un poco más. Y en definitiva, el tiempo que no pasa en balde.

7 de agosto de 2009

CRÓNICA DESDE EL HÉRCULES (V). LAS PRIMERAS DESPEDIDAS.

Llega finales de julio y con él las primeras "bajas" de las familias que se cobijan bajo los árboles del Hércules. Ahora hay más gente, la mayoría desconocidos que comienzan sus vacaciones, pero otros, unos desconocidos y otros no, se han marchado de vuelta a sus lugares de origen para retomar en lo posible sus rutinas habituales.
Todos los años ocurre algo similar. Nuestro árbol comienza a cambiar de inquilinos, las voces de otros niños se sienten ahora jugar en las piscinas o en las playas cercanas. Son los mismos juegos y las mismas tertulias relajadas de los mayores que en el mes anterior pero con distintos protagonistas.
Sin embargo algunos permanecemos aquí durante más tiempo y vemos ir y venir a unos y otros, apenas pendientes de lo que ocurre en el mundo cotidianamente porque la vida ahí fuera sigue a la espera del fin de las vacaciones, allá por los últimos días de agosto cuando las despedidas, ahora sí, serán definitivas hasta el año que viene, permaneciendo aquí sólo algunos rezagados que se resisten a volver a casa.

29 de julio de 2009

CRÓNICA DESDE EL HÉRCULES (IV). CONTRASTES EN UNA TARDE DE PLAYA.

Algunas tardes me voy a la playa con mi familia y allí compartimos con múltiples personas a las que generalmente no conocemos, un espacio que según los días es más o menos reducido. Este pequeño territorio viene marcado muchas veces por una sombrilla bajo la cual nos cobijamos del sol, o simplemente nos colocamos a su lado para que los efectos de éste no sean muy nocivos.
Pero desde este lugar podemos apreciar muchas cosas, entre ellas algunos contrastes que hacen de este espacio un lugar peculiar y deseado por casi todos.
CONTRASTE 1
Cuando desde la calle bajamos hacia la playa, son muy diversos, como ya he dicho, los contrastes que nos encontramos comenzando por las sombrillas que cual hongos aparecen diseminadas por doquier. Las hay de rayas, floridas y de colores más o menos chillones, con publicidad o simplemente de un color cualquiera, pero pienso que en cierto modo todas ellas nos muestran la personalidad de las personas o familias que se cobijan bajo las mismas para reservarse de los efectos malignos del sol.
CONTRASTE 2
Si el oleaje es más o menos fuerte también veremos a aquellos que gustan de saltar sobre las olas o introducirse en ellas cuando se acercan, mostrando su alegría; la orilla del mar se muestra más bullanguera y activa, mientras que si por el contrario el mar está más tranquilo, también el movimiento de las personas parece más relajado y el personal se atreve a sumergirse en las aguas.
En la orilla mientras tanto, muchos niños con sus padres jugamos con la arena, intentando crear torres y muros que contengan la llegada del agua, creando carriles y pozos que sean capaces de contener la fugaz embestida del mar y su consiguiente retirada. Pese a todo, la naturaleza nos muestra que es imposible contener su fuerza por lo que solemos terminar por desistir y dedicarnos a otra cosa.
CONTRASTE 3.
Tres son los niveles de realidad visual que se nos muestra en cualquier punto desde la playa:
Abajo nos encontramos con la arena, de tonos ocres y repleta de gentes que juegan, toman el sol o simplemente observan el ir y venir de los paseantes o dejan pasar el tiempo con la mirada perdida en el.
Por encima el mar, de tonos azulones, verdosos o gisáceos, según el momento del día o el tiempo que haga, casi siempre salpicado por numerosos puntos en movimiento, desde los más lejanos que navegan hacia cualquier lugar mar adentro para esconderse en el infinito, hasta las personas que se sumergen en las aguas más someras, solas o en compañía, jugando o nadando, buscando de alguna manera echar un rato en el agua como si de una vuelta al seno materno se tratara.
Y finalmente, el cielo, tonos azulones, y/o plateados surcados de vez en cuento por aviones que dejan su estela blanquecina, o por las gaviotas y otras aves marinas que parecen vislumbrar la playa buscando el hueco que las gentes le puedan dejar en la arena.

Contrastes, en definitiva, en una tarde cualquiera en que paulatinamente el sol nos va marcando el paso del tiempo. Los colores del día van cambiando y mezclándose hasta que poco a poco la luna se va haciendo dueña y señora del espacio, empujándonos a los padres y los niños hacia otros lugares, haciendo que las sombrillas, ya desde hace un rato replegadas se conviertan en meros objetos abandonados de cualquier manera sobre la arena, y en fin, el cielo, el mar y el agua se confunden en una suerte de plano infinito donde el no color comenzará a mostrar otros contrastes hasta la llegada de un nuevo día.

22 de julio de 2009

CRÓNICAS DESDE EL HÉRCULES (III). BARCO SOBRE FONDO NEGRO.

El otro día caminando por el paseo marítimo por la noche en un momento que mi vista se perdió en el mar, por un instante, pude vislumbrar una imagen distinta a la habitual, ya no eran los distintos tonos de negros que la noche nos muestra, ni la luminosidad grisácea de las olas al llegar a la playa no, simplemente me pareció un cuadro de fondo oscuro en el que había tres partes: arriba la luna llena, abajo el mar y su vaivén hacia la playa y en medio el reflejo de la luz de la luna en el agua, mezcla de blanco y amarillo, y sobre él una línea amarilla muy brillante con forma de barco.
Lo que me pareció menos habitual es que parecía un dibujo infantil, esto es un barco formado por tres triángulos sencillos. No tengo fotografía para mostrarla pero cualquiera podría hacer un dibujo sencillo de esta imagen.
La imagen fue muy fugaz, aparentemente nada de particular, si se quiere incluso una imagen tópica del mar, pero que sin embargo me llamó la atención, precisamente por su fugacidad, por su sencillez (casi el dibujo infantil), por el recuerdo de esos sueños que de niño a veces tenía en los veranos calurosos del interior ...
Pronto mi vista se fue hacia otro lado y el barco sobre fondo negro desapareció, sólo se veían ahora sobre el horizonte nocturno del mar algunos puntos rojos y verdes diseminados aquí y allá, son las barcas de la pesca del boquerón que a estas horas rompen la monotonía de la noche con la intensidad de las luces de sus faroles mientras faenan en esta zona, mientras los turistas paseamos indolentes por tierra echando una ojeada de vez en cuando hacia él, ese mar ahora oscuro en el que al contrario que durante el día, los contrastes de color apenas existen pues casi todo es negro y gris y negro claro y luego oscuro y en el medio de todo esto la luna y su reflejo en una noche calurosa de verano.

13 de julio de 2009

CRÓNICA DESDE EL HÉRCULES (II). MI ÁRBOL.


Mi árbol del Hércules tiene forma de sombrilla. Ignoro que especie es, pero es bastante frondoso y da mucha sombra. Aquí es donde habitualmente nos colocamos cuando bajamos a las piscinas. El suelo está sembrado de césped y está rodeado de otros árboles, algunos de ellos enormes, con las raíces al aire y sus sombras siempre suelen estar, al igual que el nuestro, ocupado más o menos por las mismas personas.
Desde mi árbol apenas se ve el mar, pues hay otros árboles que lo impiden, pero si te mueves a pocos metros, enseguida se vislumbra en segundo plano el mar que se pierde a lo lejos con esos tonos azulones cambiantes según el vierto o el reflejo del sol y en el que a veces podemos apreciar algunos puntos en movimiento; delante, una gran cantidad de edificios, torres urbanas que ocupan buena parte del territorio costero, pero que no por ello impiden su visión.
El lugar que rodea a mi árbol es un remanso de paz y tranquilidad, desde aquí nos relacionamos con otras familias que se sitúan junto a nosotros o bien bajo los árboles contiguos, los niños juegan cuando salen del agua, los padres y abuelos charlan de distintas cosas después de meses sin verse. Hablan de las novedades ocurridas, de la poca o mucha gente que hay este año, hacen planes de salidas para las tardes noches, etc.
Se entra en una nueva rutina, más superficial si se quiere, pero distinta en tanto que estos días la agenda está olvidada en la casa y el trabajo es un recuerdo para cuando acaben las vacaciones allá por agosto o septiembre.
Por el tronco de mi árbol suben y bajan un grupo de hormigas que parece que pasearan y no fueran a ningún sitio concreto; por el césped a veces se pasean pavos reales que proceden del cercano parque de la Paloma; de ellos sin duda el rey es un pavo real albino, que este verano todavía no nos ha visitado, pero que pronto probablemente se aparecerá por aquí dando sus gritos llamando a las hembras o bien cuando los chiquillos le persigan para intentar coger alguna de sus plumas.
En los árboles también viven otras aves que revolotean por los alrededores de las piscinas y de los edificios que las rodean: palomas, tordos y gorriones entre otros.
Cuando cae la tarde, las piscinas comienzan a quedarse vacías y los árboles a ser abandonados por los seres urbanos que en verano poblamos sus sombras hasta el día siguiente en el que tras desperezarse la mañana, si no nos surgen otros planes, volveremos a nuestro árbol que en forma de sombrilla nos resguardará del calor de la mañana o que tras la siesta vespertina nos acogerá tras darnos un chapuzón en las aguas cloradas de las piscinas.
(8 de julio de 2009)

7 de julio de 2009

Crónicas desde el Hércules (I).

He comenzado por fin las vacaciones de verano y aquí estoy en el Hércules, el edificio donde tenemos nuestro pequeño estudio cerca de la playa. No es el sitio ideal, pero si un lugar donde hacer uso de esa cierta indolencia que se instala en nosotros cuando comenzamos a darnos cuenta de que no sabemos muy bien si estamos a jueves o viernes, o cuando nos tiramos los ratos muertos debajo de nuestro árbol favorito mientras los niños juegan en la piscina con sus amiguetes conocidos en los veranos anteriores.
Aprovecho el tiempo para leer lo que durante el resto del año me resulta más difícil por falta de tiempo o de ganas después de un día de trabajo, y espero también escribir alguna cosilla o leer el periódico de papel.
Iremos a la playa y veré pasar las olas que van y vienen y a la gente que toma el sol o se baña en el mar, o a mi hijo jugando en la arena mientras su madre hace crochet o lee una revista. Otras veces nos meteremos en el agua en lo que el niño llama la piscina playa para divertirnos saltando entre las olas.
Y por la noche, tras la cena saldremos a pasear o al parque cercano hasta que el sueño se acerque a nosotros y demos por finalizada la jornada sin la rigidez horaria de la rutina cotidiana, porque mañana será otro día y al levantarnos veremos que planes tenemos.
(3 de julio de 2009)

25 de junio de 2009

Acaba un nuevo curso.

Estamos a finales de junio y un año más me toca “borrar la pizarra”, hacer números y entregar los frutos de la “cosecha” cuya siembra se iniciara allá por el mes de septiembre. El instituto se va quedando vacío, prácticamente sólo se oye el ruido de las máquinas de la obra y a los operarios que están realizándola y que pronto se quedarán solos durante el verano.
De nuevo, tras la entrega de notas, los alumnos se marchan a la calle, unos muy contentos con sus resultados, otros algo menos porque hay que estudiar en vacaciones, pero todos con ganas de abandonar por un tiempo el instituto y dedicarse a sus aficiones.
Atrás quedan los días de exámenes, de tareas, de excursiones y de calor durante el recreo en ese patio minúsculo rodeado de vayas y bloques de hormigón.
Durante meses hemos visto transformarse el aspecto del centro, a los alumnos evolucionar en su tareas, formarse algunas parejitas y otras romperse, y también ¿por qué no? alguna que otra fiesta en la que algunos profesores sueltan adrenalina a través del baile.
También nosotros nos iremos pronto de vacaciones, cada cual con los suyos a descansar después de un largo curso, para descontaminarnos un poco de los aconteceres de la vida profesional, siempre llena de tensiones, de buenos y malos ratos pasados con esos jóvenes que nos miran desde el otro lado de la mesa con una cierta dosis de desconfianza, pues por algo somos los maestros; también a veces con sus padres que muestran su preocupación porque las cosas no salen como a ellos les gustaría, dejando caer en muchos casos una cierta dosis de mala bilis cuando insinúan que sus hijos son muy buenos y somos los profesores los que les tenemos manía, olvidándose en ocasiones que también somos personas y no sólo máquinas de enseñar, ni meros cuidadores de sus hijos durante buena parte del día.
En definitiva, cerramos un nuevo ciclo. En un par de meses abriremos uno nuevo en el que estaremos aquí para recibir a nuevos alumnos procedentes de los colegios a los que habrá que enseñar a adaptarse a su nueva situación. Y estaremos aquí para poner en marcha un nuevo desafío, porque cada curso, cada grupo de alumnos, son un nuevo reto que afrontar y por ello hay que borrar un año más la pizarra de nuestras aulas para que cuando estemos a las puertas del otoño, podamos comenzar a escribir la página de un nuevo tiempo que acercará a nuestros alumnos y nuestras alumnas un poco más hacia su futuro, ese que ahora comienzan a afrontar los que se van a la Universidad. Pero eso es ya otra historia.

16 de junio de 2009

Reflexiones sobre una pregunta o el mal ejemplo de la riqueza fácilmente conseguida.

Cuando se supo lo de los millones del futbolista, uno de mis mejores alumnos (va sacar 10 en casi todo) al salir de clase me dijo que si podía hacerme una pregunta, le dije que sí y me planteó lo siguiente: ¿cree que es ético gastar tantos millones en un jugador de fútbol cuando hay tanta gente pasando hambre? Le dije que efectivamente desde el punto de vista moral puede ser reprobable pero que se trataba de una entidad privada y un negocio. ¿Y podemos hacer algo? insistió de nuevo, yo respondí –sin mucha convicción pues estaba totalmente de acuerdo con él- que los socios que habían votado a ese señor son quienes podían quitarlo del puesto. Bien pues ante esto, este chico dijo: pues a mí que me gusta el fútbol me indigna mucho todo esto.
Creo que sobran palabras.
Pienso que menudo ejemplo se da a estos jóvenes que pese a todo son los depositarios del futuro de nuestro país. Se les critica diciendo que son vagos, que consiguen todo sin esfuerzo, que tienen una vida fácil, pero sin embargo asisten continuamente a la ceremonia de la confusión en la que vale más el que más tiene, no importa el trabajo ni el esfuerzo que haya tenido que realizar para conseguirlo, ni siquiera si se ha conseguido de forma lícita o no.
Asistimos todos los días a la negación de la verdad, nuestros políticos, olvidan constantemente y de forma consciente el concepto de interés general el cual ha sido sustituido por el partidismo puro y duro; los grandes empresarios hablan de crisis, de paro, echan gente a la calle, pero no les importa el ejemplo que puedan dar a esos jóvenes cuando derrochan una gran cantidad de dinero en jugadores de fútbol, en coches de alta gama y otros lujos.
Y cuando en nuestras clases intentamos inculcar con mucho esfuerzo a nuestro alumnado unos mínimos valores contrarios a todo esto, salta un titular a la prensa que echa por tierra los pocos avances que hayamos podido conseguir a lo largo del curso. Y no es por culpa de sistema educativo, ni de los profesores, a los que se les culpa de todo y se les exige todo sin que apenas se reconozca su labor. Es de aquellos individuos que ocupan los estratos más altos de la sociedad, que con sus actitudes muestran un mundo más fácil donde todo se consigue sin apenas esfuerzo, sin necesidad de estudiar ni de trabajar por una vida mejor pues ya habrá quien nos saque las castañas del fuego cuando las cosas vengan mal dadas. Y esta vida fácil es el ejemplo que muestran a sus hijos a los que le dan todo pues porque hay que mostrar la prepotencia propia del rico, sin pararse a pensar que eso es pan para hoy y hambre para mañana, pues no todos valemos 94 millones de euros y que la riqueza, aunque ayuda, no siempre da la felicidad.
Pero siempre nos quedarán nuestros jóvenes alumnos que reflexionan y se preguntan sobre todo esto, y sobre las cosas de la vida a la que están empezando a asomar la cabeza por encima de la valla que en cierto modo formamos los padres y profesores.
Están a punto de acabar el curso, para aquellos que obtendrá buenas notas como fruto de su esfuerzo y sacrificio, enhorabuena; para los que no, simplemente recordarles que el verano es muy duro si hay que estudiar, pero que se animen que siempre hay una segunda oportunidad.

21 de mayo de 2009

5ª palabra mágica: el mar.

Representa, cuando no se ha visto directamente, algo así como un deseo que por mucho que se quiera no se alcanza totalmente casi nunca. El mar y el cielo, al igual que sus colores son inmensos: infinitos verdes, infinitos azules pero sin saber muchas veces donde está la línea que los separa.
Pero el mar, la mar, es quizá más fascinante pues está ahí al alcance de nuestras manos, pero es como si se burlase de nosotros: deposita cosas en la orilla, se las lleva, el agua va y viene nunca está quieta, nos lleva y nos trae, nos puede salvar la vida y también acabar con ella. Todo es un misterio, uno más de la naturaleza, pero este quizá más grande por inmenso, por inaprensible.


Yo lo asocio con muchas cosas, pero sobre todo con el movimiento, los viajes, con los sueños. En definitiva el mar es como la vidamisma que cambia continuamente, es algo que va y viene como las olas por eso pienso yo, hombre de tierra adentro, que todo el mundo en el fondo desea alguna vez en su vida verlo.

11 de mayo de 2009

Tiro al funcionario.

Con este título aparece en la sección de opinión de El Día de Córdoba un artículo muy interesante pues refleja algo que yo ya vengo notando desde hace un tiempo y en relación con la crisis, esto es, que hay que machacar a aquellos que mes a mes cobran su sueldo, a aquellos que nos curan cuando estamos enfermos, aquellos que sufren a nuestros hijos cuando quieren enseñarles a ser ciudadanos de bien, a aquellos que nos atienden cuando vamos a algún ayuntamiento y otro organismo público, y en definitiva a los funcionarios, esos "privilegiados" que según algunos (más de lo que me gustaría) piensan que viven (vivimos) del cuento.
No voy a decir nada más pues suscribo totalmente lo que dice Luis Felipe Ragel en su articulo y que se puede leer pinchando aqui:

23 de abril de 2009

Revista Saigón.

Ayer fue presentado el número 11 de la revista Saigón, que como dice en su portada se trata de una revista de creación y análisis. En definitiva se trata de una publicación literaria. El número presentado está dedicado a la poesía erótica y en sus páginas podemos ver una serie de poemas de escritores, algunos consagrados y muy conocidos como Luis A. de Cuenca o Javier Lostalé y otros, muchos (al menos los que más o menos conozco) son lucentinos. Además aparece una entrevista con Joan Marguerit, el ganador del premio nacional de poesía del pasado año y uno de los mejores poetas españoles actuales, y además bilingüe, lo que le da más valor aun a su obra.
Esta revista está editada por la asociación del mismo nombre y patrocinada por los ayuntamientos de Lucena y Cabra.

No voy a entrar a valorar aquí las cualidades de la revista, que son muchas, desde el diseño hasta los contenidos, pero si quisiera hacer algunas reflexiones sobre el mundo cultural en Lucena, pues desde hace unos años está experimentando cambios muy interesantes desde mi punto de vista a saber:


Hay una nueva generación de lucentinos que en cierto modo están desplazando con sus obras y sus actividades a esa "seudoélite" que hasta ahora controlaba buena parte de la cultura en nuestra localidad. Se trata de una generación de personas que parecen muy preparadas intelectualmente, muchos de ellos poetas y escritores y también artistas que van lanzando a la calle algunas obras interesantes y que nos van mostrando su capacidad de renovación en las formas de ver la literatura y la cultura en general.


Muchas de estas personas son antiguos alumnos de un profesor de gran talla intelectual y personal, pese a su modestia, Antonio Cruz Casado, el cual por cierto colabora en esta revista con un magnífico poema titulado "sagrados enigmas infantiles" basado en Góngora.


Me atrevería a decir, sin querer ser pretencioso, que el eslabón entre esta "generación" y su maestro es sin duda Manuel Lara Cantizani, poeta y ahora concejal de educación y cultura del que no voy a decir más nada pues sería muy parcial, dada mi amistad con él, pero sólo que en cierta medida está revolucionando el mundillo cultural lucentino, sacándole mucho partido a las pocas infraestructuras de que dispone la localidad, habiendo convertido por ejemplo la biblioteca municipal en una auténtica casa de la cultura, o realizando numerosos programas en las que la cultura y el ocio se entremezclan generando algunos productos interesantes como el botellódromo de las palabras, pero en fin, todo esto será tratado quizá en otro momento.


La revista Saigon junto con la asociación del mismo nombre es uno de esos productos que se han visto beneficiados sin duda de esa política.


Para los que habiendo venido de fuera estamos asistiendo en cierto modo a estos cambios, resulta de interés todo este proceso, pues nos cuesta entender que una ciudad dinámica social y económicamente, pese a la situación actual, apareciese siempre en todos los estudios sociológicos en los últimos puestos a nivel cultural, presentando unas formas anticuadas, poco acorde con una sociedad propia del siglo XXI. Espero que esta generación, y las que estén por venir, nos lleven hacia un desarrollo sociocultural más, abierto y plural que lo que hasta ahora estamos viviendo.


Enhorabuena a los editores de la revista Saigón y a los lectores de la misma, espero que disfruten como lo he hecho yo.

14 de abril de 2009

Proyecto Munired.

El Proyecto Munired pretende recuperar la memoria del siglo XX a través de la red y para ello se estan recogiendo fotografías, vídeos, tradiciones, recuerdos, etc. de diversas localidades de la provincia de Córdoba. El proyecto, aún en construcción está recogiendo material aportado por personas mayores y jóvenes de las localidades de Cabra, Lucena, Montoro, Palma del Río, Peñarroya-Pueblo Nuevo, Pozoblanco y Córdoba.
Se trata de una experiencia coordinada por la Universidad Politécnica de Madrid en colaboración con la Diputación de Córdoba y la Fundación Red Especial España.
Se trata de una experiencia interesante, así que he puesto el correspondiente enlace en mi canastilla, aunque todavía hay poco material de algunas localidades como Lucena, pero creo que puede ser una herramiento útil en el futuro para conocer nuestra historia.

13 de abril de 2009

Se acabó la semana santa.

Al fin se acabó la semana santa, esas mini vacaciones que llegan cargadas de trasiego de calle en calle, de olores que dicen que son de primavera, un poco de playa y un mucho de mirar al cielo para ver que tiempo va a hacer.
Esa semana que llega no exenta de cierta beateria enmascarada de fervor y tradición, creo yo que es algo que se aleja cada vez más de la religión para dar paso a otras cosas: escaparate de modelos, tablón de anuncios para los organizadores, excusa para salir a la calle y tomar copas y en definitiva, escenario de reivindicaciones varias.
Cualquier cosa menos recogimiento y penitencia. Claro que el estar horas y horas viendo procesiones y desfiles de distinto tipo (la legión por ejemplo) ya supone una penitencia y no digamos cargar con el santo de turno.
Pero bueno, todo es necesario en esta vida, y si hay que ver procesiones se ven, y si hay que aguantar el dolor de pies, pues se aguanta, y si se tercia ser más papistas que el Papa, pues se es, ¡faltaría más! Que el que manda, manda que para eso está ahí arriba, en lo alto del púlpito para decirnos lo buenos que tenemos que ser y cuando.
Yo mientras tanto me fui a tomar un poquito el sol a la orilla del mar, poco, que el de arriba ya se sabe, nos cubre con su manto de nubes porque no quiere que se nos vaya el santo al cielo.
(Foto extraída de Plaza Pública)

25 de marzo de 2009

4ª Palabra mágica: ALUMNO

Gracias a ellos me gano la vida. Siempre quise tener este tipo de clientela, a pesar de que a veces te dan malos ratos, bien por su comportamiento inadecuado o por sus malos resultados, pero cuando les pones buenas notas o ves que aprenden, te satisface mucho.

Cuando con el tiempo ves a algunos de tus antiguos alumnos y te cuentan como les va o que están haciendo y ves que pese a todo se van buscando la vida te hace recordar un tiempo pasado en el que compartías con ellos aula y madrugones, patio y una parte importante de tu tiempo.
Siempre ha habido y siempre habrá buenos y malos alumnos. Los que tienen muy claro lo que quieren hacer en su futuro y los que no. Los que respetan y valoran tu trabajo y los que pasan de todo pensando que ya vendrá quien le saque las castañas del fuego. Es ley de vida y gajes del oficio.
En definitiva son chicos y chicas que han iniciado desde temprana edad el camino hacia su futuro. Algunos, muchos, lo hallarán en los estudios, otros, también muchos, en cambio prefieren abandonar lo antes posible ese camino y seguir otros derroteros, a todos mucha suerte.

Por cierto que parece que ahora lo correcto es eso de alumnos/as.

16 de marzo de 2009

Un paseo por Pozoblanco.

La asociación pozoalbense Piedra y Cal acaba de publicar un libro titulado "Paseo por Pozoblanco" a través del cual pretende mostrar el patrimonio cultural y la historia de nuestra localidad.Esta asociación, que nació a finales de 1995 con el fin de defender el patrimonio cultural de Pozoblanco y su comarca, está llevando a cabo una labor interesante para dar a conocer dicho patrimonio, pues de poco sirve, creo yo, que se defienda algo si ese algo se desconoce o se conoce poco y ahí está el valor de esta guía, que pese a que aún no la he examinado (espero tener pronto oportunidad de hacerlo) sin duda mostrará elementos importantes para conocer mejor nuestra localidad.Esta publicación se une al calendario que recientemente publicó la asociación con las ermitas de los Pedroches, declaradas en su conjunto como bien de interés cultural.
Enhorabuena pues a los amigos de Piedra y Cal.
(Foto extraída de Plaza Pública).
Para ver la información pincha aquí:

13 de febrero de 2009

Sobre el aborto.

Hoy cuando entré en la sala de profesores vi sobre la mesa una serie de folletos que hablaban sobre el aborto, por curiosidad lo abrí y aquello me llenó de indignación ya que estaba lleno de mentiras, medias verdades y era realmente tendencioso. No voy a repetir las frases que ponía pues no quiero hacerle publicidad. Comentándolo con una compañera de ciencias, decía que eso le servía a ella para crear un debate en la clase, pese a que no compartía lo que allí pone.
Pero mi indignación no viene por lo que allí pone, que allá cada cual, sino porque precisamente quien ha puesto esos folletos encima de la mesa no lo ha hecho por casualidad, sino que sabe perfectamente que en estos días se ha aprobado un borrador que se ha presentado por la subcomisión del congreso creada con el fin de regular este asunto del aborto. Además todo esto parte de aquel sector de la sociedad que objeta a Educación para la Ciudadanía porque considera que se está aleccionando a los alumnos. Me pregunto yo ¿quién alecciona a quién? la respuesta está clara. Mucho salir a la calle, mucho recurrir a los tribunales, mucho predicar desde los púlpitos para luego por fin mostrar su verdadera cara.
Afortunadamente vivimos en un país donde está garantizada la libertad de expresión, pero quizá habría que controlar cierta publicidad en los centros. ¿Qué ocurriría si a cualquiera se le ocurriese poner un folleto similar a este pero a favor del aborto? Probablemente esa gente tan gritona pondría la pertinente denuncia en los tribunales (a lo que tan aficionados parecen ser) y el equipo directivo del centro en cuestión, pues acataría la orden de la delegación correspondiente.
Así les vale y así nos va.

11 de febrero de 2009

Nº 3 DE LA REVISTA MORANA.


Ya está en la red un nuevo número de MORANA, la revista digital que anualmente edita la Asociación cultural torre del Moral con el fin de dar a conocer las actividades de la Asociación así como diversos trabajos inéditos realizados por nuestros colaboradores y que van conformando las distintas secciones de la publicación.
En primer lugar se recoge una reseña y comentarios sobre las actividades realizadas por nuestra asociación durante el presente año 2008, siguiendo en la línea habitual de la misma en defensa del patrimonio cultural lucentino al tiempo que se lleva a cabo la recuperación de diversos elementos de nuestro rico patrimonio evitando así su desaparición.
Sin duda nuestra principal sección es la dedicada al patrimonio cultural, en ella recogemos en primer lugar el proyecto que la Asociación ha presentado al Ayuntamiento para la recuperación del emblématico yacimiento de Morana. También los museos de la Subbética son objeto del interés de los ciudadanos de Lucena, de ahí que hayamos incluido un trabajo sobre el museo Aguilar y Eslava de la vecina localidad de Cabra, presentado por nuestro colaborador José Carlos Pérez y cuya peculiaridad estriba en que se trata de un museo de historia natural, algo inédito en nuestra provincia. También la cueva del Ángel aparece en nuestras páginas mediante el trabajo topográfico realizado por el Grupo de Exploraciones subterráneas de Priego (GESPriego). También el patrimonio natural de nuestra localidad está presente en esta sección a través de la aportación de J. Miguel Caballero, el cual nos habla sobre el árbol del amor situado en el Paseo de Rojas.
Dos son los trabajos que componen la sección dedicada a la Historia de Lucena. En primer lugar, recogemos la segunda parte del estudio que el profesor J. Manuel Lara Fuillerat realizó sobre el yacimiento arqueológico de Morana, en esta ocasión dedicado al período romano. Otro profesor lucentino, José Antonio Villalba, reflexiona en su trabajo sobre la historia de nuestra localidad en el siglo XVIII, avance de las investigaciones que sobre ese período está llevando a cabo.
También el Arte tiene cabida en nuestras páginas a través de sendos trabajos firmados por los artistas lucentinos Isabel Jurado Cabañés y Rafael Aguilera. Jurado nos da a conocer un cuadro del pintor madrileño Pascual Palacios Tardez titulado “el puesto de María la Pipera”, mientras que Rafael Aguilera nos da su visión particular sobre una obra universal, "las Meninas" de Velázquez.
La Literatura nos viene de la mano de Emilio Calvo de Mora, autor del libro "Cuentos del astronauta zurdo", el cual nos obsequia con un cuento breve que sin duda deleitará a nuestros lectores. Completa la sección una serie de cinco poemas originales del poeta granadino Antonio Mochón, y que hemos titulado "Diciembre".
Las reseñas realizadas por Luis Fernando Palma Robles y por C. Castilla sobre diversos libros publicados en nuestra localidad a lo largo de este año y el artículo de opinión sobre el casco histórico de Lucena presentado por los miembros de la Asociación, completan las páginas del nº 3 de esta revista.
Queremos agradecer a nuestros colaboradores sus aportaciones, las cuales esperamos sean del
agrado de los lectores, al tiempo que emplazamos a todos aquellas personas que lo deseen a
participar con sus trabajos y opiniones en la elaboración del próximo número poniéndose en contacto con nosotros.
A la revista se puede acceder a través de la página web: www.torredelmoral.com

29 de enero de 2009

Las cosas en su sitio.

Al fin parece que la justicia ha puesto las cosas en su sitio en relación con Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, después de tanto despropósito y tanta manipulación por parte de la derecha social y política de este país y con la colaboración de lo más ultraconsercador de la propia justicia.
Cierto es que algunos sectores, si bien minoritarios, se niegan a acatar la sentencia y por supuesto, como les vale y se conocen todos los vericuetos legales, apelarán hasta el infinito. Están en su derecho, aunque demuestran su catadura democrática. Y no digamos el máximo despropósito del gobierno de la comunidad valenciana, que en contra de la ley y de la comunidad educativa sigue emperrado en que dicha asignatura se de en inglés.
Por supuesto que la derecha política, ya avanza que cuando ganen las elecciones quitarán esta asignatura pese a haberse acogido a las recomendaciones de la Unión Europea cuando estaban en el poder, así que teóricamente y con la boca pequeña acatan una sentencia que no le es en absoluto favorable, claro que bastante tienen con lo suyo en Madrid.
La presión a que la derecha social y política sometió al gobierno y a la sociedad española en la legislatura anterior les está pasando factura. Aunque quizá lo que les pasa esa factura sea la falta de cultura democrática, que es precisamente de lo que adolecen.
Por cierto, que algunos de los cabecillas de la objección en Lucena, aquellos que manipularon tanto a la opinión pública, los que defienden a capa y espada su derecho a educar en libertad, esos, resulta que tienen a sus hijos asistiendo a clases de Filosofía y ciudadanía en 1º de Bachillerato o a Ética en 4º de ESO , sin que hayan abierto su boca, ni esgrimido ninguna pancarta.

19 de enero de 2009

3ª palabra mágica: LIBRO.

Desde los 5 años que aprendí a leer no he dejado de hacerlo, pues me gusta sumergirme entre las páginas de un libro. Los libros me han enseñado muchas cosas. Recurro a ellos cuando tengo dudas sobre algo o problemas.
Me encanta no sólo leer, sino el hecho de poseer libros, de clasificarlos, ordenarlos, sentirlos ahí esperándome en las estanterías de mi cuarto de estudio.

A pesar de que dicen que las nuevas tecnologías están desplazando a los libros, yo no lo creo, o al menos espero no conocer el día en que eso ocurra, pues es mucho más placentero para el espíritu leer lo que otros escriben que verlo reflejado en una pantalla o cualquier otro tipo de soporte.

Además, estoy seguro que mi afición de escribir (aunque de forma modesta y sin muchas pretensiones) proviene de mi gusto por la lectura, a pesar de que en los últimos tiempos no lea como cuando era más joven y disponía de más tiempo libre, y es que un escritor que no lea lo que hacen otros sin duda que no será capaz de desarrollar ni de expresar lo que le sale de dentro para plasmarlo en un papel, y en otro y en otro, ..., que unidos formen un libro que el autor ofrece a otros lectores, quizá también futuros escritores.
Precisamente sobre esto escribí hace un tiempo este poema, todavía inédito.
Los libros protestan
desde los estantes repletos
de letras polvorientas.
Recelan de mí
y de mis intenciones
al acercar mis manos
para tocar alguno.
Pero sin duda es hora
de retomar los versos
que el gran poeta triste dedicó
a ese amor perdido
por sendas amarillas
entre el rumor del agua
de aquella vieja fuente.
Y hay ahora más páginas
que vuelven a mi memoria,
y hay versos de amigos
muy cerca de mis manos
que me recuerdan un tiempo
vivido en otros sitios.
Y también ahora
me llaman desde aquí
las nieves de un invierno
que apenas aparecen
sobre un suelo desnudo,
amarillo, verdoso
en un silencio de papel.
Los libros protestan
desde los estantes repletos
de letras recordadas
en páginas soñolientas
volviendo del ayer.

18 de enero de 2009

Y el tren parará en los Pedroches.

El primer tren llega a la estación (todavía en obras) de Pozoblanco (1907)
Parece que por fin el tren de alta velocidad va a parar en Los Pedroches. Tras muchos años de anhelos y lucha próximamente se va a firmar el convenio entre las distintas administraciones para que la estación del AVE en Villanueva sea una realidad.


Es este un hito más en nuestra pequeña pero larga historia, pues ya a finales del siglo XIX nuestros alcaldes iban y venían a Madrid para pedir que el tren pasara por nuestra tierra, lo que no se va a conseguir hasta que una empresa extranjera, la Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya no se de cuenta de que para unir sus explotaciones situadas en Badajoz con las que tenía en Puertollano a través del ferrocarril, éste habría de pasar por aquí. Y nuestros paisanos recibieron con gran júbilo la llegada de la primera locomotora, y con ella la esperanza del progreso, a nuestra tierra allá por 1907. Pero el desaliento llegó con la marcha del último tren en 1970.


Entre tanto nuestra tierra habría de vivir momentos de bonanza y otros más tristes. Y vio como muchos de nuestros paisanos, montados en ese tren, marchaban a otras tierras para buscar una vida mejor.


Pero si de algo sabemos en los Pedroches es en luchar para sobrevivir: se reconvirtió la ganadería tradicional en explotaciones modernas; se consiguió el hospital (la residencia, como era conocida entonces, y que se construyó sobre el solar de la antigua estación) y luchamos para que nuestra tierra no se convirtiera en un vertedero nuclear; y muchas otras reivindicaciones, menos mediáticas pero igualmente necesarias para salir adelante.


Llegados a este punto, no debemos dormirnos bajo una encina, sino que hay que seguir peleando para salir del mapa del olvido mediante la mejora de las infraestructuras necesarias para que esta comarca de la frontera andaluza se una a las zonas más dinámicas de España y Andalucía para así evitar que cada vez que se hace público el censo de población nuestra tierra muestre un descenso continuo y un envejecimiento paulatino que lleva camino de convertirse en crónico.


Y aunque debemos reconocer que este tren no es la panacea para solucionar los problemas de nuestros pueblos, si al menos debe ser el revulsivo que nos ponga en camino hacia el futuro. Por ello debemos olvidarnos del pueblerinismo absurdo que a veces impide ver nuestras auténticas potencialidades, pues lo que es bueno para uno de nuestros pueblos, seguro que lo es también para los demás.


Una parte importante de la sociedad de los Pedroches, ha luchado por conseguir que el tren de la modernidad no pase de largo por nuestra tierra, pero ahora es también labor de todos que ese tren de futuro no se pierda.

7 de enero de 2009

2ª Palabra mágica: agua.

Me gusta, pero a la vez me da un poco de miedo ya que me ha hecho pasar algunas veces malos ratos, pero aún así, me atraen los distintos tonos de color que adopta el agua cuando está en reposo: como los múltiples azules-verdosos que vi en Capri o los verdes intensos del río Cuzna en mi tierra por la primavera; todos ellos brillantes con la luz jugando entre sus gotas. También los verdes espesos cuajados de florecillas blancas de las charcas inmóviles en una tarde de veran, o los azulones del mar perdiéndose en el horizonte; y qué decir de aquella agua intuida en la fuente seca del gran Machado.
Pero a pesar de todo, el agua es tan importante para la vida (en buena parte somos agua) que me indigna cuando veo que se derrocha o se ensucia sin motivo.
Hay que conservarla para poder vivir.
(Fuente de Belálcazar en los Pedroches, una tierra donde no sobra el agua. Foto gentileza de Solienses).

Los Reyes Magos existen.


Cabalgata de Reyes en Pozoblanco
(foto extraida de Plaza Pública)
Creo yo que a todos nos gusta, pese a nuestra edad, recibir algún regalo de "reyes". Aunque pueda parecer cosas de niños, pero es que seguramente, si algo queda en los adultos de su etapa infantil es precisamente esa ilusión de recibir de los personajes más entrañables de nuestra vida algún regalo pese a que no sea lo que hemos pedido.

Al margen del derroche que puede suponer los gastos en juguetes, perfumes, aparatos electrónicos de todo tipo, etc., siempre nos queda el recuerdo de aquellas noches frías de reyes de nuestra infancia, en las que tanto nos costaba conciliar el sueño pensando en si vendrían o no los Reyes Magos, en si nos traerían lo que habiamos pedido, cosa que no solía ocurrir casi nunca (eran otros tiempos), y a pesar de que siempre había alguien hermano, primo o amigo un poco malicioso que nos decía que los Reyes eran nuestros padres.

Pasado el tiempo, cuando nuestra infancia va dando paso a otra etapa quizá más compleja de la vida, descubrimos que aquellos "maliciosos" tenían razón, pero a pesar de ello, la ilusión se mantenía, de otra manera, bien es verdad, y haciendo otro tipo de peticiones, a lo mejor ya no tan materiales, pero un resquicio de ella nos queda viva muy dentro pues siempre tenemos el deseo de que alguien se acuerde de nosotros, de lo que nos gusta, de cuáles son nuestros objetivos en la vida o simplemente de que estamos aquí, y eso es lo importante.

Lo material muchas veces nos sobra, pues como se suele decir: tenemos de todo. Afortunadamente tenemos nuestras necesidades básicas más que cubiertas, no nos hace falta más ropa, ni más juguetes, ni una tele nueva, ni comer hasta hartarnos pensando que el frigorífico está vacío.

Y por eso creo yo que en esto como en todo no hay que abusar, pero tampoco hay que olvidar que en nuestra infancia es cuando se van sentando las bases de nuestra vida adulta futura en la que las necesidades personales serán otras, pero permitamonos al menos ese pequeño dispendio que supone dejarnos llevar por la ilusión de la llegada de los Reyes Magos que se esconde en un rinconcito de nuestro vida a la que habremos de volver nuestra vista por lo menos una vez al año.

2 de enero de 2009

PRIMERA PALABRA MÁGICA.

Hace un tiempo comencé a escribir unas breves reflexiones sobre determinadas palabras a las que yo consideraba mágicas porque algo me hacen sentir. Cómo no podía ser de otra manera la primera es la palabra LUNA que más tarde ha dado nombre a este blog. Imagen de la Tierra y la Luna
Luna: es quizá la palabra que refleja para mi la magia, por ser misteriosa aunque cada vez se le conozca mejor, pero sigue teniendo dos caras, una de ellas oculta. Siempre me llamá la atención, por su luz, aunque no sea propia pues no es una estrella; por su poder: es capaz de tapar al Sol, influye en la Tierra y en nosotros mismos. La luna es misteriosa, como la vida misma.


El camino marcado.

El otro día leyendo el períodico me encontré con una noticia en una página impar y en la parte inferior de la misma , que quizá erá más importante que otras que aparecían con mayores titulares, pues hablaba de solidaridad; el titular decía: El Centro de Orientación Familiar logra unos 60.000 kilos de comida para los necesitados. Efectivamente, durante el mes de diciembre en Lucena se estuvo llevando a cabo una campaña de recogida de alimentos con destino a las familias necesitadas, muchas de ellas inmigrantes, lo que demuestra que pese a todo, la solidaridad con los que menos tienen funciona. Pero la solidaridad no debe tener nombre, y aquí quizá ha sobrado un tanto, pues han sido muchos los lucentinos de forma particular y las asociaciones de distinto tipo quienes han entregado todo este suministro, si bien hay que reconocer que coordinado por el Centro de Orientación Familiar Juan Pablo II.
Con todo lo anterior, según se recoge en la noticia, el aprovisionamiento garantiza la actividad solidaria de Cáritas durante unos cuatro meses. Y es que Cáritas ejerce sus actividades de ayuda a los necesitados, no sólo en navidad, sino durante todo el año y lo lleva haciendo desde al menos que yo recuerde y de eso hace ya mucho tiempo. Por ello muchas gracias.
El ejemplo de esta ONG nos debe hacer reflexionar sobre la necesidad del compromiso hacia los demás, sobre todo los más perjudicados en estos tiempos de crisis que vivimos. Independientemente de la ideología católica y corservadora de estas asociaciones, que en este caso no nos debe importar lo más mínimo, si que es importante tener en cuenta que la gente corriente se ha unido a una campaña que ayudará a paliar al menos durante un tiempo las necesidades más perentorias de una parte de la sociedad lucentina. Pero esta campaña no debe ser sino el inicio de un camino para que la solidaridad permanezca durante todo el año, ahora ya sin más protagonismo que el de los propios ciudadanos de a pie, que viviendo una situación mejor no se olviden de aquellos convecinos que a duras penas consiguen llegar a cubrir sus necesidades más básicas.
Hemos vivido una época de "vacas gordas", es hora ya de que el reparto sea más justo, y el camino creo que ya está marcado, basta con seguirlo en la medida de nuestras posibilidades. Creo que este puede ser un buen deseo para el año que acaba de empezar.
 
Licencia Creative Commons
La luna del hereje por Conrado Castilla Rubio se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.