19 de marzo de 2017

Presentación de "La Piel azul"


El pasado jueves tuvo lugar en el palacio de los Condes de Santa Ana de Lucena la presentación de la novela de Alberto Díaz-Villaseñor titulada "La Piel azul". El acto estuvo organizado por la asociación cultural Naufragio y en ella además del autor intervinimos Sensi Budia (directora ejecutiva de la asociación) y yo.
A continuación se puede leer mi intervención.

Alberto Díaz-Villaseñor y yo en un momento del acto.

Hace ya bastantes años que tuve el gusto de coincidir con Alberto en su localidad natal, a donde me llevaron los avatares de mi labor docente. En los meses que estuve por allí pudimos compartir conversaciones, paseos e incluso algunas justas reivindicaciones (recuerdo aquella tarde en el Cabril donde tu pueblo luchaba por un hospital), y por supuesto, la afición a la literatura. Igualmente compartimos mesa en el I encuentro de escritores del Norte de Córdoba organizada por él.

Desde entonces he seguido su trayectoria literaria y periodística, volviendo a reencontrarnos a través de las redes sociales, y por ello tengo que decir que es para mi un orgullo presentar hoy aquí una de sus obras (espero que no sea la última), la novela “La piel azul” que me recuerda una tierra que, de su mano aprendí a valorar y conocer mejor.
Para centrarme en la obra, me vais a permitir que comience leyendo el siguiente párrafo:

“Hay que ver, pasados los años, hablándolo con los compañeros que habíamos dejado ya la mina, todos coincidíamos en un mismo recuerdo y en una misma sensación, un mismo recuerdo que se imponía sobre todos los demás: el recuerdo de nuestro mono de tela azul oscuro, y la sensación de que nunca te abandona. Todos nos lo habíamos llevado a casa cuando nos jubilaron, (…). Y todos nos contábamos que seguíamos usándolo, el mono, casi a diario. Al igual que a muchos les gusta ponerse un chándal nada más caerse de la cama, para nosotros el mono fue y siguió siendo algo más que una vestimenta. Todavía hoy, cuando te lo pones, te cubre como un vestido que se te adapta de forma impecable, más que a tu cuerpo a tu alma. Es más que un traje, es mejor que un traje caro, es tu segunda piel, y para algunos la primera y única piel. Es como una piel azul que no te la sabes despegar. Yo guardé y conservo el que Ricardo llevaba el día en que murió. También el Yunque murió con el suyo puesto, según supimos, allá lejos, muy lejos, donde acaso fue por fin feliz. Pidió que se lo pusieran y se lo pusieron”.
 
El autor con Sensi  Budia y conmigo.
Con estas palabras el autor viene a justificar sin duda el título de la novela y uno de los elementos que van a dar unidad a este grupo de personas, los mineros, que van a desarrollar una historia colectiva envueltos muchas veces en la niebla de la infelicidad, el desarraigo, el polvo negro del carbón y del miedo al futuro cuyo horizonte viene marcado por la resignación a que se ven abocados ante una prejubilación derivada de la paulatina y ya próxima decadencia de la mina.
Esta obra se desarrolla en un territorio, que aunque no se nombra, es claramente reconocible, se trata de la zona minera del Alto Guadiato, el lugar de origen del autor, pero que podemos extrapolar a cualquier otra cuenca minera de nuestro país.
La descripción del ambiente de trabajo, de los ratos de ocio en los bares, las inquietudes de los personajes que en el fondo buscan una vida mejor aparecen claramente reflejadas en estas páginas.
Estas gentes, como tantas otras de las tierras mineras, se van viendo obligadas a abandonarlas ante el vacío que supone el fin de unas formas de vida que durante mucho tiempo, incluso generaciones, les ha unido a esos espacios. El resultado muchas veces no es sino la huída o la resignación, el alcoholismo, la soledad e incluso la muerte.
Pero esta obra es también un conjunto de historias individuales entrelazadas, de unos personajes unidos por la mina y por un crimen nunca resuelto y que no se sabe muy bien porque se produce. El Abuelo, Ricardo, el Yunque, el protagonista y su esposa Charo o los Mieres son personajes solitarios que viven en un espacio opresivo traspasados por el desamor, el desarraigo y la falta de esperanza ante una vida monótona que parece no pertenecerles. Frente a ello les va a unir la amistad y la camaradería, las bromas en la taberna o en el autobús que les lleva cada día a la mina. Las aventuras y desventuras que unos y otros van a vivir les une a pesar de los avatares e incluso el misterio de unos orígenes a veces lejanos.
El idealista Ricardo, a través de sus palabras de la organización de diversas actividades lo que intenta hacer ver a sus compañeros en realidad es que la vida se puede cambiar, que uno puede decidir que camino ha de seguir, por lo que va a despertar en ellos el deseo de redimirse, de escapar de la situación en que se ve inmersos, y para ello se sumergen en la lectura, la música o la lucha contra un entorno laboral que les oprime. Las palabras de Ricardo o las tardes en la Peña les van a servir, en cierta medida como instrumentos para poder enraizar en una tierra que de otra manera les era totalmente ajena. Como muestra valga el párrafo siguiente:
“Ricardo nos contaba cosas del desierto y de las montañas del Rif de su niñez, y a la vez nos hacía apreciar las cosas nuestras.
- Si casi ninguno somos de aquí, si nuestras familias vinieron cada una de un lado, si alguna vez nos largaremos y no creo que nos importe –le decíamos.
- No, estáis equivocados –nos contestaba-. Eso es un error del que os daréis cuenta tarde, cuando busquéis un día estas chimeneas en el horizonte y no las encontréis, o los castilletes de mina, o las esquinas de vuestros juegos, o el parque. Hacedme caso.
Y claro que empezamos a hacerle caso. Desde entonces comenzamos a sentirnos un poco más de nuestro sitio. Aprendimos a apreciar cosas que casi se nos habían olvidado, que bien vistas no tenían importancia, ni mucha ni poca, porque en realidad eran como fotografías viejas sacadas de un álbum extraviado y carcomido por la humedad (…).
Ahora sí que le damos importancia a esas cosas, y en este pueblo algunos comenzamos a sentirnos más pueblo y menos gente de paso desde que Ricardo nos hizo rebelarnos contra nosotros mismos y contra nuestra inercia cómoda y fatalista” (…).

Pero al final la búsqueda de algo distinto no les va a llevar sino al fracaso de unas vidas marcadas por la mina, una mina que muere llevándose por delante las historias de estos personajes, tan reconocibles en muchos otros que hoy viven entre el recuerdo del carbón y un futuro aún por recorrer.







2 de marzo de 2017

Encuentro literario con Francisco Onieva

Hace unas semana tuvo lugar en el instituto donde trabajo un encuentro literario de Francisco Onieva con nuestros alumnos y alumnas de 4º de ESO y que tuve el placer de presentar.
El autor habló de su libro de relatos "E l extraño escritor y otras devastaciones", leyendo algunos relatos y también algunos poemas de su obra "Vértices".
El encuentro resultó muy fructífero pudiéndose entablar posteriormente un diálogo con los alumnos que plantearon diversas cuestiones relativas a los textos que previamente habían trabajado en su clase de Lengua y Literatura.
El comentario general, tanto de alumnos como de los profesores presentes en el acto fue que "había sabido a poco", de lo que doy fe.
Momento de la presentación

Desarrollo del encuentro

Es por ello que quiero dejar constancia en mi blog de su paso por nuestras aulas, lo que esperamos que se repita en el futuro.

22 de diciembre de 2016

La Ballesta de Papel


Hace unos días fue presentado en la casa de la cultura de Priego el nº 14 de la revista literaria la Ballesta de Papel editada por la Asociación de Amigos de la Biblioteca de dicha localidad, en el que aparecen dos poemas míos inéditos titulados: "el verso que te debía" y si no salen bien los sueños". 
Se pueden leer aquí: 


16 de diciembre de 2016

Haikus de las cuatro lunas

Recientemente ha salido a la calle el nº 27 de la revista Saigón que edita la asociación cultural Naufragio. En la página 29 se recogen una serie de poemas titulada "haikus de las cuatro lunas" y que se puede leer pinchando aquí:
https://drive.google.com/file/d/0B8R7mO-KurDqcW5GamJxZ2piLWs/view?usp=sharing

25 de noviembre de 2016

El niño que vino del frío

El día 13 de abril de 2004 llegó a nuestra vida Jaime. Desde el día anterior, la impaciencia por su inminente llegada me llevó a escribir unos versos que titule “A la espera”, y que luego tuvieron continuidad en otro poema titulado “Bienvenida”. A partir de entonces y durante un par de años, conforme todos nos fuimos adaptando a nuestra nueva vida con sus rutinas y sus juegos, sus paseos por la playa y la siesta, sus primeras preguntas y sus deseos infantiles, en definitiva, a la vida cotidiana, fui escribiendo una serie de haikus dedicados a él.
Y ahora que ya tiene 14 años y ha entrado en una nueva etapa de su vida, he querido publicar en mi blog esos versos para compartirlos con quien desee leerlos.
 
https://drive.google.com/file/d/0B8R7mO-KurDqNTdYNnAzOUw3NG8/view?usp=sharing

13 de noviembre de 2016

Presentación de Arrecife de naufragios

El pasado viernes 11 tuvo lugar en el patio de cristales del Instituto Aguilar y Eslava de Cabra el acto de presentación de la antología "Arrecife de naufragios" que la asociación cultural Naufragio ha publicado con motivo del X aniversario de su creación.
En el 2008 tuve gusto de participar por primera vez en una actividad de Naufragio de la mano de Manuel Guerrero, y seguí haciéndolo de manera puntual hasta que en 2014 decidí integrarme en la asociación. Desde entonces participo siempre que puedo en las actividades y actualmente pertenezco al consejo de redacción de la revista Saigón.
 En esta antología se recogen textos de parte de los asociados y por supuesto tengo el gusto de participar con mi modesta aportación que se puede ver aquí:
Durante el acto se proyectaron algunos vídeos como el que se puede ver a continuación que recoge las voces de los participantes en la antología, o el que recoge una selección de imágenes de las actividades realizadas por la asociación durante estos años.
Más información en acnaufragio.blogspot.com
                                                        













21 de octubre de 2016

DE CERVEZAS, FUTBOL Y OTROS ASUNTILLOS




                                          Para mis amigos señalados más abajo.

Suena mi móvil con un sonido como de pájaros metalizados, y comienzan a llegar mensajes de este cariz:

V: ¿Dónde está el moderador?

C: Moderador dimisión.

MD: Lo siento tengo una cerveza en la mano, no puedo escribir.

V: La Cruzcampo no es una cerveza.

C: Pide otra, invito yo.

S: ¿Pero tu no eres zurdo

C: ¿Manuel es curdo? No sabía.

V: No solo no actúa, sino que mancha el buen nombre de la cerveza.

C: Lider solo hay uno.

S: La cerveza floja que no mancha.

MD: Os he dicho que no puedo escribir, estoy bebiendo Alhambra, cuando termine hablamos.

V: ¿1925? Espero. La especial es nivel moderadores y bebedores de Cruzcampo.

C aplaude

MD: Por favor, lider, no me hagas más preguntas, que no ve que no puedo responder?

C envía un chiste sobre jueces sin venir muy a cuento.

S: Dejar en pa ar chiquillo que aluego se l’engarrota la mano de tocar la guitarra… o la de beber cerveza…Ya.

V: Deberías aguantar la presión.

S: La de la Cruzcampo lo aguanta bien. Joer, con el dedito.

ÁL: Estoy en el cielo!!! ¿Hasta la Cruzcampo es verde! (pone foto de las gradas del Bétis)

C pone carita de llanto

V: Esa foto es de cuando Manuel Ruíz de Lopera era presidente… así fue…

AL: En este cielo se admiten pecadores, poetas y gente de toda condición… Hasta políticos. Menos… (continuará)

PP: ¡Viva er Betis, manque pierdaaaaa!

AL: Po vamo perdiendo. Estos granainos, como siempre… Mala folla

PP: A mi me da igual… Quiero viví en Graná, solamente por oir la campana de la Vela cuando me voy a dormí… Y ese sonío que tiene que me hase recordá cuando Boabdil dejaba graná y la vela se echó a llorá.

C: El arte de la mala follá, es un privilegio del que solo unos pocos podemos presumir.
C: Dale limosna mujer que no hay en la vida nada, como la pena de ser ciego en Granada.

C: (Pone una foto de una tapa). Mirar que tapita, bocadillo de secreto ibérico con pimientos fritos y lo acompañan de berenjenas con miel.

JM pone carita de relamerse.

AL: Como Granada ninguna. ¿Qué buenas tapas!

MD: Informo que sigo con la misma cerveza.

AL: Caliente

V: Información irrelevante, lo relevante es saber el número… El número de ellas claro.

MD: No puedo darlo, tengo las manos ocupadas.

V Pone un video sobre un botellón.

C Pone cara de llanto.



Participantes: V: Villalba (el lider); C: Cristóbal; MD: moderador; AL: Ángel Luís; PP: Pepe; JM: José Manuel;

16 de octubre de 2016

Recital en diversos idiomas

El pasado martes tuvo lugar en la biblioteca de Lucena una nueva edición del recital en diversos idiomas organizado por la asociación Naufragio en el que tuve el gusto de participar. En esta ocasión me atreví con el francés y leí el capítulo XV de la novela de Antoine de Saint Exupèry: "Le Petit prince" (el Principito). No se si "mi francés" sería muy bueno o no después de muchos años de no leer en voz alta en ese idioma, pero en fin, ahí quedó. En este capítulo se narra la llegada del Principito a un planeta en el que vive un geógrafo.
Para más información pinchar en:
acnaufragio.blogspot.com  

Participantes en el recital.



3 de octubre de 2016

Encuentro de poetas en red en Priego

Este fin de semana ha tenido el placer de volver a Priego de Córdoba con motivo de la celebración del XV Encuentro de Poetas en red. Numerosos poetas de toda España que siguen estos encuentros hemos podido disfrutar de esta bella localidad cordobesa. Con motivo de dicho encuentro se ha publicado una antología en la que se recogen algunos poemas de los participantes. Mi modesta aportación ha consistido en dos poemas, uno inédito titulado "Marina" y otro el dedicado a Jaroslav Seifert que en su día recogí en mi libro "Tres esquinas... y una más". Se pueden leer en el siguiente enlace:https://drive.google.com/file/d/0B8R7mO-KurDqazVsTVdDdFpWY1U/view?usp=sharing

Momento de mi intervención en la Hospedería de San Francisco

8 de agosto de 2016

NUEVAS CRÓNICAS DEL HÉRCULES. EL FOCO DEL VERANO


A estas alturas, como se suele decir, estamos en pleno foco del verano, es decir en el momento álgido de las vacaciones y por tanto las playas están repletas, los paseos marítimos a ciertas horas agobiantes y en los bares y restaurantes de las zonas turísticas apenas se cabe.

Esta tarde hemos bajado a la playa para pasar un rato tranquilos tomando el sol, pero de pronto ha sobrevenido el terral, ese aire calentón que aparece en la costa malagueña y que hace que mucha gente tenga que refugiarse en el interior de bares y restaurantes para evitar el sofoco que supone la atmósfera asfixiante que se produce. La gente se pregunta, sin muchas ganas, como puede surgir de pronto ese calor sin que nadie lo espere,  entrándonos una cierta flojera en el cuerpo, aguantando hasta más tarde de lo habitual, durmiendo apenas.

Pero no pasa nada, en unas horas todo vuelve a la normalidad y al día siguiente bajaremos a la playa y de nuevo la multitud ocupará su tiempo de ocio en bañarse, tomar el sol o simplemente pasar el rato bajo la sombrilla intentando no pensar en exceso en el trabajo que espera tras los días del foco de verano, esos días en que intentamos olvidarnos de la rutina cotidiana a la que volveremos cuando las tardes sean más cortas y las noches algo más frescas. Pero mientras tanto aquí seguiremos, disfrutando de la desidia veraniega y de las vistas, si las tenemos del mar desde nuestra ventana.


 
Licencia Creative Commons
La luna del hereje por Conrado Castilla Rubio se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.