31 de diciembre de 2010

Nuevo año.

Dentro de unas horas habrá finalizado este año sin que por ello se vislumbre nada mejor para el próximo, salvo los buenos deseos para nuestros familiares y amigos. Estamos en un invierno menos frío que otras veces, pero a pesar de todo, igual de consumista, ya se sabe, los mercados resulta que son ahora los que mandan. Nos sumergimos en la quimera de creer que cuanto más caro sea el regalo mejor nos estamos portando con nuestros semejantes.
Es posible que esté cayendo en el tópico, si también el tópico, de criticar a la navidad y lo que ello supone, pero todo momento del año tiene su cosa, y así mientras que por ejemplo la primavera nos alegra porque las tardes se alargan y nos van acercando a las vacaciones de verano, ahora en que los días son más cortos, nos hace que estemos más tiempo en nuestra casa, que contactemos aunque sea a través de unas líneas o una imagen con nuestros amigos de los que apenas tenemos noticias durante el resto del año, y por supuesto, recobramos un poco esa ilusión infantil que nos trae en sus camellos los Reyes Magos (es cuestión de como se lo tome cada uno).
Quizá la navidad lo que nos trae es sobre todo los recuerdos de otros tiempos en que vivíamos de otro modo estos días bien porque éramos niños y esperábamos los regalos o simplemente porque éramos más jóvenes y aprovechábamos el tiempo para salir con nuestros amigos y estar en la calle de fiesta, dejando aparcados por unos días los libros y los apuntes.
Hoy para mi la navidad es la ilusión que comparto sobre todo con mi hijo que todavía conserva esa inocencia que le otorga la infancia y se plasma en pequeños detalles como el gusto por los belenes -sobre todo en determinadas figuras de los mismos-, en las luces de la calle, los villancicos y por supuesto en la noche de reyes, en la que algunos de esos deseos materiales se cumplen, para él, y también para nosotros.
La foto es un detalle del belén que Fina monta todos los años en Añora y que ella realiza con sus manos y con su ilusión.

21 de diciembre de 2010

Museo sobre el Auto de los Reyes Magos de El Viso de los Pedroches.

Pinchando en este enlace se puede ver un vídeo relativo al museo sobre el auto de los Reyes Magos que se representa en El Viso (Córdoba) desde hace bastantes años y que cuando se abra al público enriquecerá sin duda el ya rico patrimonio cultural de los Pedroches.
http://www.youtube.com/watch?v=2rV7kx3V7lA&feature=player_embedded

13 de diciembre de 2010

Leo un poema.

Estos días que ando enfrascado entre exámenes y tareas varias voy sacando un hueco para leer algunas páginas que he ido adquiriendo o simplemente van cayendo en mis manos. También muy de vez en cuando escribo alguna cosa como el poema que sigue:

Leo un poema que no es mío
bajo la luz de una lámpara
inclinada sobre el papel.
A mi espalda, los libros
que unas veces me muestran caminos
de la historia pasada y otros,
simplemente, me cuentan historias.
Enfrente, carpetas y cajas y más libros
y en la pared pequeños recuerdos
de un tiempo que me dicen
que ayer ya existía un pasado dormido
en imágenes diversas de gentes y vida.
Sobre mi mesa lápices y bolígrafos,
calendarios y enseres que en caótico orden
me marcan los días
de trabajo y rutina.
Pero hoy estoy aquí
vagando entre versos
audaces, de palabras reunidas
en las páginas que otros
escribieron y que
yo escucho junto al leve
rumor del paso de las hojas
cuando ya cercana la noche
se vislumbra a través de la cortina
traslúcida de mi ventana.

21 de noviembre de 2010

Taller literario con Alejandro López Andrada.

En esta semana, durante dos días, he tenido ocasión de asistir a un taller literario impartido por Alejandro López Andrada, escritor de los Pedroches, en la biblioteca municipal de Lucena, y en él además de aprender algunas cosas, sobre todo he tenido el gusto de conocer a algunas personas que comparten afición literaria conmigo y que han mostrado su sensibilidad, su interés por la poesía y en definitiva, por la cultura.
Las conversaciones con Alejandro y los comentarios con los compañeros me han servido para recuperar en parte mi gusto por la poesía, algo olvidada últimamente ante la falta de tiempo para dedicarlo a la lectura que es en definitiva el origen de toda esta afición.
Todos aportaban algo: algunos su conocimiento del lenguaje, otros su manera de expresar el humor, la realidad de las cosas o simplemente su interés por la cultura. Pero en definitiva, todos queríamos aprender cosas nuevas y López Andrada nos ha enseñado algo que es la necesidad de cultivar esos deseos de escribir, de mostrar nuestra forma de ver las cosas y por supuesto hemos conocido un poco más su trayectoria literaria, ya amplia, donde su faceta de poeta y la de novelista se entremezclan muchas veces.
Desde que presentó su primera novela hace ya muchos años en el Casino de Pozoblanco hasta hoy ha recorrido un largo camino, el cual en buena parte he seguido, unas veces a través de la prensa o internet, otras leyendo sus libros, y tengo que reconocer que siento "cierta debilidad" por su poemario Los pájaros del frío, un libro que he leido en varias ocasiones, y que cada vez me gusta más y que por tanto recomiendo a todo aficionado a la poesía.
Su última novela publicada, un dibujo en el viento, es para mi la mejor de su producción, porque es en ella donde alcanza un mayor equilibrio entre poesía y prosa, donde a la profundidad de las descripciones de los paisajes de nuestra tierra se une un conocimiento del rico lenguaje tradicional de las gentes de los Pedroches y unos diálogos más cercanos al lector, pero sin dejar de lado su estilo habitual lo que hace que sea una de esas novelas que cuando comienzas a leerlas ya no tienes ganas de dejarla.
Estos dos días que ha durado el taller literario me ha servido para conocer un poco mejor al Alejandro escritor, pero también a la persona, amante de su tierra y de su gente, que ha sido capaz de hacer que nos sintamos en cierto modo poetas por un rato.

17 de noviembre de 2010

Alhambra.



El pasado viernes tuve el gusto de volver a visitar la Alhambra con mis alumnos de 2º de ESO y como cuanto más la visito más me gusta, en esta ocasión se me ha ocurrido un poema que paso a poner a continuación, junto con una de las muchas imágenes que capté con mi cámara.

Al fondo de la alberca

cual espejo imperfecto

se asoma el reflejo
del palacio indeleble
como sello de piedra
fijado en una carta
del tiempo que llega
al caer la mañana
cuando el sol se nos muestra
tras las luces de otoño.
Y los caminos de agua
que discurren tranquilos
entre múltiples tonos
de hojas caídas
nos llevan a los arquillos
bajo techos volátiles
que como el fuego de artificio
engañan a nuestros ojos.
Sangra la piedra
por amores y traiciones
en estancias calladas
tras las puertas ocultas
en los rincones del patio.
Granados otoñales
al rojo vivo,
humedecidos
por el resencio de la mañana.
Y entre las piedras dormidas,
frases de amor incrustradas
en el tiempo presente.

17 de octubre de 2010

Una incierta mirada.

Desde hace unas semanas tengo sobre mi mesa el último número de la revista Andalucía en la Historia, en la cual va un dosier titulado "Nuevas miradas sobre la Guerra Civil". Pero lo que me ha llamado mucho la atención es la fotografía de la portada, en la que aparece un niño vestido de miliciano que nos mira fijamente y cuyo autor es Robert Capa.
El niño parece mirar hacia la lejanía, posa como un mayor que juega a la guerra sin saber muy bien de que va todo lo que está viviendo, pero si que me parece una mirada inquietante con una media sonrisa algo forzada que no sabemos si es de temor o de alegría.
Es esta una imagen que sin duda pretende captar la bisoñez de muchos de los soldados que lucharon en el bando republicano sin saber muy bien porque lo hacían. No muestra la fiereza del soldado profesional ni la rabia del vencido. Es una mirada fresca y tranquila la que nos mira desde la portada de la revista que sin duda inquieta tanto más que por lo que la vista del niño puede vislumbrar en una distancia marcada por el objetivo de la cámara como por el miedo al futuro incierto que la guerra generaba en aquel momento y que pasados unos años habría de mostrar su cara más terrible de represión, miseria y muerte.

Lectura poética del Romanticismo.

El próximo viernes 23 de octubre a las 21'30 horas tendrá lugar un nuevo recital poético en la biblioteca municipal de Lucena, en esta ocasión estará dedicado a homenajear a los poetas del Romanticismo. Esta lectura poética está organizada por la delegación de juventud del Ayuntamiento y la asociación El Naufragio y además de diversos lectores colabora la asociación cultural Artefacto de Rute. Espero que sea un éxito tal como fue el homenaje a Miguel Hernández.








1 de octubre de 2010

Vecinos.

Como seres sociales que somos, todos tenemos vecinos. Cuando salimos a la calle solemos encontrarnos con ellos. Dependiendo del tiempo que llevemos viviendo en esa calle y lo sociables que seamos tendremos más o menos relación. Con la mayoría la relación es bastante escasa se limita a desearnos buenos días y poco más, sin embargo, cuando pasa un tiempo y pese a esa relación más o menos superficial, terminamos por integrarnos, por asi decirlo, en ese grupo heterogéneo que forman la vecindad. Es un grupo abierto pues no estamos hablando de los habitantes de un bloque de pisos en los que se quiera o no tiene que haber una relación a causa de los intereses que esa comunidad puede acarrear, sino de los vecinos de la calle, del barrio en que vivimos.
A veces, cuando se coincide con alguno de ellos en algún lugar fuera del barrio comenzamos a conocerlos un poco más: en que trabajan, de donde son si han venido de fuera, los hijos que tienen y otras muchas cosas.
Mi barrio se articula sobre todo en torno al pasaje y jardines de la Estrella y toma su nombre de una antigua huerta que existía en ese lugar. No es muy grande, por lo que poco a poco vamos conociendo, al menos de vista a la gente que vive allí. El parque hace acudamos allí con nuestro hijo y la relación que éstos establece con otros niños lleva a que también los padres terminemos teniendo algún tipo de relación, unas veces de amistad, otras simplemente de buena vecindad.
Los vecinos, cada uno con sus intereses y formas de ver las cosas simplemente tenemos en común la vinculación con el barrio donde vivimos, mayor o menor según el interés y hasta donde uno quiera llegar para integrarse en las actividades que se organicen en común en el mismo, pero sin duda, es una magnífica forma de socialización que a veces se canaliza a través de asociaciones y otras, las más, simplemente por el mero hecho de cruzarse un día detrás de otro por la calle y desearse buenos días se termina por conocer a aquellos que tenemos más cerca y que cuando los vemos fuera de nuestra localidad, conocemos y por lo general nos da alegría verlos.

19 de septiembre de 2010

Jóvenes, aunque suficientemente preparados.

Hace bastantes años, cuando yo era más joven y estaba buscando trabajo echaban en la televisión un anuncio con este eslogan, del cual me he acordado ahora cuando he leído el editorial de El País de hoy titulado "Generación castigada" y que hace referencia a los problemas que la juventud actual tiene para econtrar trabajo, pese a ser la generación de españoles más preparada de su historia (Se puede ver pinchando en el enlace que sigue:
http://www.elpais.com/articulo/opinion/Generacion/castigada/elpepiopi/20100919elpepiopi_3/Tes)

A principio de los años ochenta, cuando rondaba los 20 años, vivimos un período de crisis económica intensa en la que además de no encontrar trabajo era más difícil poder formarse, fuese en la Universidad o a través de una formación profesional, entonces bastante distinta de la de ahora, ya que el sistema de becas para los que no nos lo podíamos permitir, era bastante injusto y a mi personalmente me perjudicó enormemente. Hacia el 84 las cosas comenzaron a cambiar, y aunque el paro seguía siendo alto, la generación a la que hacía referencia el eslogan del título pudimos comenzar a respirar. Ya entonces se hablaba de generación perdida, pero llegado el siglo XXI, aquí estamos, vivos, mejor o peor formados, muchos luchando por sobrevivir en un panorama desalentador: paro, escasas perspectivas de futuro, grave riesgo de alargarnos la edad de jubilación, recortes en los sueldos, etc.


Ahora parece que nadie se acuerda de esa generación, no perdida, como probablemente tampoco lo será la de los jóvenes actuales a los que una buena formación les hará sin duda más capaces de salvar la situación actual, además cuentan con más apoyo de la sociedad, pues la vida es distinta ahora, afortunadamente para ellos, pero desde luego comparto buena parte de los planteamientos que el editorial de El País expone, por lo que espero que más temprano que tarde esta generación salga adelante, como salimos nosotros, pues son el futuro de nuestro país.

3 de septiembre de 2010

Las dos caras del faraón.

Desde el descubrimiento de su tumba el faraón Tutankamón ha despertado un gran interés, primero por la riqueza de su ajuar funerario y el misterio anejo a su descubrimiento y luego, confome fue pasando el tiempo habrían de ser otros muchos los aspectos a estudiar hasta el punto de que hoy se conoce casi todo de él: su cronología, su reinado, la familia y su situación personal, e incluso la causa de su muerte siempre envuelta en un cierto halo de misterio. La revista National Gegraphic se ha venido haciendo eco a lo largo del tiempo de todo tipo de noticias sobre Tutankamón y en su último número se recogen los resultado de los estudios de ADN y que desvelan interesantes datos sobre él.
Pero lo que a mi me ha llamado más la atención ha sido ver varias imágenes (como las que pongo aquí) del propio faraón: la más conocida es sin duda la de su márcara funeraria, muy rica y colorida que plasma el arte del antiguo Egipto en su plenitud; la otra imagen es la de su rostro real momificado, conservado a lo largo de cientos de años gracias a las técnicas funerarias de la época y a la ciencia moderna.
Son dos caras de la misma moneda, ambas muestran sin duda un cierto deje de tristeza: una debido al hieratismo del rostro tan propio del arte egipcio marcada en la máscara funeraria, en la otra es la rigidez de la muerte que encontramos en la momia, con esa especie de rictus que muestra como si el tiempo se hubiese petrificado en un instante lejano.
El paso del tiempo que siempre se refleja en nuestros rostros marcandonos algunas arrugillas junto a los ojos y en la frente, no parece haber pasdo por la faz de Tutankamón. Su juvetud y el sufrimiento experimentado a causa de sus muchas enfermedades y responsabilidades heredadas parecen haber quedado borradas en ese instante mínimo en que vio venir a la muerte de frente.

13 de agosto de 2010

Una nueva aventura.

El verano va avanzando y estamos ya en el puente de agosto lo que supone que pronto habremos de ir pensando en el fin de las vacaciones y la vuelta a la normalidad que supondrá el 1 de septiembre. Pero también el verano muestra unos elementos de "normalidad" como son por ejemplo los incendios forestales, el calor sofocante de estos días, las pocas noticias que la convulsa política nacional genera, e incluso la información sobre la crisis económica está en horas bajas, así que nos conformamos con saber cuales son los fichajes estrella de los equipos de futbol, aunque no seamos aficionados, o los distintos campeonatos deportivos que estas semanas se están celebrando.
Yo por si acaso he comenzado la lectura de un nuevo libro: la noche de los tiempos de Antonio Muñoz Molina, iniciando así una nueva aventura, pues la lectura de un libro debe suponer eso una nueva aventura en la que el descubrimiento de nuevas ideas, de nuevos caminos y en definitiva de nuevas formas de goce personal nos lleve a dilucidar si queremos comenzar otra lectura.
A ésta he llegado tras los ratos pasados bajo el árbol o en la playa con Un dibujo en el viento de Alejandro López Andrada que fiel a su estilo nos ha regalado a sus lectores una obra interesante y recomendable, a pesar de sus reiteradas figuras literarias que recrean una tierra, la suya y la mía, aunque de una forma un tanto idealizada, pero que conforme va publicando sus últimas novelas, considero que va logrando una mayor madurez estilística, lo que hace que sus obras vayan gozando cada vez más del gusto del público, aunque este comentario es algo personal y no siempre llueve a gusto de todos.
En definitiva, cuando llegue septiembre y volvamos a nuestros quehaceres cotidianos, seguiremos buscando aventuras nuevas en otros libros y otros textos que nos enriquezcan y nos hagan reflexionar un poco más sobre la vida misma.

2 de agosto de 2010

Los días que pasan.

I

El otro día amaneció nublado aunque el tiempo era muy caluroso y desde el nuevo mirador del Hércules no se podía apenas distinguir que era el mar y que el cielo dado que los tonos azulones habían dado paso a los plomizos de esos días de verano que parecen amenazar lluvia pero que al final, si acaso cae algo, son algunas gotas gruesas que nada aportan sino un poco de suciedad reflejada en los coches aparcados en la calle.

Nada que ver con esos días grisácdos que este pasado invierno hemos visto sucederse durante semanas y semanas y que descargaban lluvia continuamente.

La quietud que genera estos días nos inunda en el recuerdo de la tranquilidad de muchas tarde de otoño aún no echadas de menos, pero a las que el paso de las semanas nos lleva de forma inexorable; pero de eso ahora no queremos acordarnos, sólo que los mútiples tonos grisáceos nos hacen sentirrnos un poco pesados como el plomo que da color a este día, simplemente eso.

II

El mar andaba un poco revuelto estos días lo que ha echo las delicias de grandes y chicos pues el oleaje servía de juego para unos y otros con gran regocijo para todos. Las olas son juguetonas, van y viene como al azar, pero muchas veces nos decepcionan porque cuando esperamos que lleguen hasta donde estamos nosotros, resulta que se desvían un poco y se van para otro lado y cuando menos lo esperramos nos pillan desprevenidos y nos empujan e incluso nos sobrepasan cubriéndonos por unos segundos en los que perdemos la noción del tiempo, para enseguida reaparecer un tanto atolondrados en la superficie del agua.

Pero este juego nos gusta mucho a mi hijo y a mi, disfrutamos con todo ello, y cuando el mar está tranquilo, que es casi todos los días, echamos de menos las idas y venidas de las olas en ese juegoun tanto perverso que agita nuestros cuerpos como si fueran juncos a la orilla de un río que la corriente mueve, pero sin desplazarse de su sitio.

29 de julio de 2010

Regreso al Hércules.

Hace unos días hemos vuelto al Hércules, más tarde que de costumbre por esas cosas del trabajo, pero ya estamos aqui. Hemos ido a la playa y por supuesto hemos bajado a nuestra piscina, y ¡sorpresa! nuestro árbol y su sobra estaban ocupados, pero no parece algo coyuntural, sino que simplemente otras familias han ocupado el lugar. No obstante, dada la amplitud de los jardines que rodean nuestras pisicnas, hemos hallado un lugar quizá mejor, formado por la sombra de varios árboles que crean un círculo más amplio y además con vistas al mar, un tanto lejano pero casi siempre con sus tonos azulones que contrastan con los verdosos del césped y de lo árboles y arbustos que conforman nuestro jardines. En medio de ambos colores encontramos las torres de apartamentos que a lo largo del tiempo se han ido construyendo entre nuestra urbanización y el mar; edificos modernos con formas más o menos armoniosas pero que rompen, como no podía ser de otra manera, el entorno de la costa, ya muy urbanizada.
En nuestro círculo de sombra hemos encontrado a nuestros amigos habituales de este tiempo de verano. Hemos vuelto a nuestros ratos de baños y charlas de lo cotidiano, de lo ocurrido durante los meses en que cada uno estaba en su lugar de residencia habitual, y de los planes para estos días.
En definitiva hemos vuelto a la rutina estival. Otros ocupan nuestro antiguo árbol, del que nunca supe de que tipo era (el nuevo es un árbol del caucho con varias gruesas ramas y una copa muy extensa que junto con otros situados a su lado nos protegen del calor), allí otras familias, otros niños disfrutan de su vacaciones, como nosotros lo hacemos ahora a unos metros de ellos, pero nosotros ahora frente al mar.

21 de julio de 2010

Ahora sí acabó el curso.

Ayer por fin acabó para mi y para otros muchos compañeros este "curso" él cual se había alargado un tanto al tocarnos en suerte formar parte de un tribunal de oposiciones.
El mío ha sido el 17 de Geografía e Historia y he tenido el gusto de compartir todos estos días de arduo trabajo con Joaquín, Manuel, Carmen y Pilar en la sala de profesores del IES el Tablero y otras dependencias del mismo habilitadas para el desempeño de esta labor.
Han sido días de compartir muchas horas de trabajo, pero también de ratos para charlar y conocernos un poco, de cansancio y algo de risa. De los resultados no voy a decir sino que nunca llueve a gusto de todos y quizá no hayan sacado plaza todos los opositores que nos hubiese gustado, pero eso ya no depende de nosotros.
El compañerismo y la profesionalidad creo yo que es lo que ha privado, lo hemos hecho lo mejor que hemos podido y sabemos, como en nuestra labor docente ordinaria.
Hemos formado un grupo heterogéneo, de distintas edades y formación también diferente, y con más o menos experiencia que hemos plasmado en nuestros comentarios y apreciaciones, pero con una idea clara, realizar la labor que nos fue encomendada con la mayor seriedad y equidad posible.
Ahora todo ha acabado para nosotros, cada uno ha vuelto a su casa para tener el merecido descanso estival, a buen seguro que hemos aprendido algo unos de otros y también de algunos de los opositores lo que redundará en un enriquecimiento de nuestra labor docente con vistas al próximo curso.
La experiencia ha sido en general positiva pero de todo ello habremos de sacar algunas conclusiones que serán objeto de reflexión en otros momentos y de manera individual, pero bueno la vida sigue, ahora volvemos a ser simples particulares con sus intereses y una vida cotidiana propia compartida cada uno con los suyos, y cuando llegue "la calor del membrillo" podremos recordar estos días estivales mientras damos una vuelta por las calles de Priego, hábitat natural de Carmen..

24 de junio de 2010

No es un fin de curso cualquiera.

A lo largo de todos estos años que llevo dedicado a la enseñanza, he tenido muchos fines de curso, ninguno igual, pero practicamente todos tenían una cosa en común y es que no sabía con seguiridad donde iba a estar cuando llegara el mes de septiembre. Unas veces lo tenía más o menos claro, pero siempre existía esa inseguridad, pues mi situación administrativa no era la más adecuada.
Pero las cosas han cambiado, ahora si que se donde voy a estar el próximo curso (hasta donde se puede saber) y el próximo y problablemente muchos otros, y es por eso que éste no es como los demás.
Es verdad que ya los alumnos están en sus casas con sus respectivas cosechas, nosotros los profesores a punto de iniciar nuestras vacaciones, los padres con su poco de queja pues no saben en estos días donde "aparcar" a sus niños, y así se van pasando estos primeros días del verano.
Una vez más me toca dejar un instituto, y ya van nueve desde aquel lejano enero de 1996 en que entré por las puertas del Instituto de FP Infanta Cristina de Almonte. En todos ellos he trabajado lo mejor que he podido y he sabido; he conocido a muchos compañeros, con algunos he trabado amistad, con otros, simplemente una relación de trabajo; he tenido muchos alumnos de todo tipo; he estado en locales buenos y en institutos que más parecían un simulacro de tal cosa (¡ay Casariche!); he conocido pueblos más o menos grandes y peculiares y alguna ciudad, pero en todos ellos he ido dejando un poco de mismo como corresponde a una profesión como esta.
Ahora que me dispongo a dejar éste instituto camino de mi primer destino definitivo se que lo echaré de menos, sobre todo al principio, y aunque no voy a un sitio desconocido, siempre es como comenzar de nuevo y eso genera un poco de miedo; son los gajes del oficio, de una profesión tan digna como cualquier otra, llena de aventuras y episodios, unas veces alegres, otras emotivos, otras tristes y otras veces pasan sin pena ni gloria.
Este curso, como todos los demás pasará a la pequeña historia de mi vida, me acordaré de algunos buenos alumnos y las conversaciones desarrolladas en clase, procuraré olvidarme de aquellos otros que niegan la importancia de la formación y la educación para sumergirse en la vagancia o simplemente en la ignorancia. En algunos habré dejado quizá alguna huella, seguro que para la mayoría habré sido un profesor más. Recordaré también a muchos de los compañeros con los que he trabajado aquí, algunos como yo, abandonan el centro camino de su nuevo lugar de trabajo, otros permanecerán por aqui todavía unos cuantos años, y algunos se van de "vacaciones permanentes" ya bien merecidas, pero sin duda unos y otros seguirán por aquí guardados en algún lugar de mi memoria, como todos los fines de curso transcurridos hasta ahora, y como el que estamos acabando, que por lo dicho, no es uno más, pues marca el fin de una etapa, para mi demasiado larga, de privisionalidad en el puesto.

14 de junio de 2010

Sobre el homenaje a Miguel Hernández.

La asociación el Naufragio ha colgado en yotube el vídeo sobre el recital poético en homenaje a Miguel Hernández en el que intervine y que tuvo lugar el pasado día 11,no tiene muy buena calidad de sonido, pero es interesante. Se puede ver pinchando aqui:

13 de junio de 2010

Un domingo por la tarde.

Hoy es domingo por la tarde, ya casi de noche, de esos días de junio que nos van acercando al verano, en que las tardes se hacen casi eternas y el tiempo que nos queda hasta las vacaciones se alarga y se alarga.
Pronto me sentaré a cenar y ver una película en la tele si es que hay alguna que merezca la pena y cuando los ojos comiencen a mostrar cansancio, nos iremos a la cama pues el lunes (triste y pesado lunes) hay que madrugar dando así comienzo a otra semana, la penúltima del curso formada por días "tontos" en los que los nenes apenas hacen acto de presencia si no es para hacer algún examen o los obligan sus padres, con lo que sus ganas de trabajar escasean y sus fuerzas se van diluyendo conforme avanza la mañana.
Se trata de una semana completita, todavía con algunos exámenes y actividades ya casi residuales (hay que repescar a algunos antes de que se sumerjan en el estío), evaluaciones por la tarde previa visita a Seneca para introducir los resultados de las cosechas que a lo largo de estos meses se han ido sembrando.
Mientras tanto seguiremos aprovechando los pocos ratos libres para leer alguna novela de las que nos traemos entre manos, para salir a andar por la vía verde o simplemente para descansar con vistas al día siguiente.
La rutina ahora va cambiando, preparándonos para las vacaciones próximas (quien las tenga) en las que nuestra vida diaria se va pasando con cierta indolencia, sin prisas bajo la sombrilla junto al mar o al borde de la piscina, pero siempre sin agobios, echando la siestecita, sin madrugar, por que la vida sigue, pero de distinto modo.
Mientras tanto, vamos dando fin a la tarde lenta de un domingo, todavía de una semana cualquiera.

2 de junio de 2010

Homenaje a Miguel Hernández.

El próximo día 11 a las 21'30 h va a tener lugar en la biblioteca municipal de Lucena un recital homenaje al poeta Miguel Hernández con motivo del centenario de su nacimiento, El acto estará presentado por Juan Beret y está organizadopor la delegación de juventud del Ayuntamiento.
En este acto voy a intervenir recitando un poema titulado "carta" que corresponde a su libro El hombre acecha escrito entre 1937 y 1939.

24 de mayo de 2010

La maté porque era mía.

Esta es una frase que muchos "machitos" celosos dicen cuando agreden a sus mujeres como si de meros objetos se tratase. A mi esta frase me ha recordad a lo que ha pasado con Cajasur y la iglesia católica que como se pensaba que la entidad bancaria era suya, pues han preferido cargársela antes que buscar una solución viable. También las últimas declaraciones que el anterior presidente del gobierno hace continuamente en apoyo de sus tesis neoliberales, ultraconservadoras y por supuesto antiespañolas.
Sobre lo primero, el auténtico grupo de poder que el ínclito Castillejo y los suyos crearon en Córdoba con el el apoyo más que entusiasta de la derecha pólitica y las fuerzas vivas de nuestra capital ha traído estas consecuencias. En su momento quitaron de enmedio al obispo que osó mostrar su oposición a lo que el grupito hacía mandándolo a Granada, donde por cierto el solito se ha terminado de hundir. Nunca quisieron una fusión con ninguna caja andaluza pues según ellos estaban controlada por los "rojos". Esos supuestos rojos no son otros que la Junta de Andalucía, pero claro, a la derecha social encabezada por la iglesia católica le cuesta mucho renunciar a los privilegios que durante siglos han mantenido y en el caso de Cajasur cerca de 150 años de historia la avalan.
El vicepresidente de la entidad Juan Ojeda del PP en sus declaraciones a la prensa ha dejado bien claro que el fracaso de la fusión se ha debido a causas ideológicas, al igual que cuando en su día su partido encabezado por el mismo impidio que Cajasur fuese controlada, como correspondía, por la Junta de Andalucía, lo que muestra el cinismo más descarado y el papel más que irregular que su partido ha desempeñado en todo este asunto.
En fin que los curas y el PP una vez más van de la mano. Quizá algún día Arenas nos contará esta historia de la que él, siempre por detrás, nunca de frente, aparece implicado.
En lo que respecta a lo segundo, nunca me gustó ese tipo: prepotente para el cual, quien no piense como él es un enemigo con el cual hay que acabar como sea, que nombró a dedo a su sucesor y como perdieron las elecciones de forma clara y legítima, se dedica, previo pago, a desgastar al gobierno legítimo de España, de esa España a la que él y los suyos tanto dicen defender, pero que a la hora de la verdad se dedican a denostar, desacreditar y en definitiva insultar alli donde va.
Él y su modelo económico neoliberal sembraron estos barros de los que ahora nos llegan estos lodos (aunque el gobierno tampoco se ha quedado manco en su gestión de la crisis, pero de eso ya hablaremos otro día).
En fin que una vez más la derecha política y la derecha social van de la mano (caso Garzón, Cajasur, etc) junto con los especuladores y corruptos que en la época de bonanza cuando Aznar mandaba por nuestro país, campaban por sus fueros.
Y lo que nos faltaba era Julio Iglesias, pepero declarado, metiéndose a político. ¿Se aclarará algún día sus relaciones poco claras con el gobierno autónomo valenciano? ¿Explicará porque justo al subir al poder en 1982 los socialistas en este país a él le faltó tiempo para irse fuera? ¿Pagará los impuestos que no ha pagado a su país?
Lo dudo mucho, igual que dudo que la iglesia católica cumpla con su responsabilidad en el caso Cajasur el día que muchos de esos trabajadores a los dice defender se vean en la calle, o de que el afortunadamente expresidente del gobierno sea leal con su país y diga una palabra amable sobre alguien que no sea de los suyos.
Y es que ni Cajasur, ni España es suya, y si bien a la primera le han dado la puntilla, espero que nuestra España deje de sufrir a un indeseable, montado en el dolar que se dedica a salvarnos de los rojos.

4 de mayo de 2010

¿Devoción o fiesta?

Apenas hace un mes que tuvo lugar la Semana Santa y desde entonces hasta este domingo todos los fines de semana ha habido alguna procesión y las que están por llegar en los próximos fines de semana. La población se echa a la calle para ver esas manifestaciones religiosas, compara y juzga los adornos, la forma de santear, la ostentosidad del paso, etc, etc, pero sin embargo, nunca he oido a nadie comentar si los participantes en la procesión van con mayor o menor fervor, si muestran un auténtico sentimiento religioso, pues en definitiva se trata de eso, de una manifestación de la religiosidad popular.
Por todo esto cabe preguntarse sobre el verdadero carácter de estos eventos, pues como ya digo, poco o casi nada tiene que ver con la fe que se supone se debe mostrar ante esa celebración, más bien parece una fiesta en la que cada uno busca lucir sus mejores galas ante los espectadores que se sitúan a uno y otro lado de la calle para ver pasar la procesión.
Se puede entender esta actitud festiva ante la procesión de la patrona, pero ya no lo es tanto de cara a las procesiones semanasanteras, donde se supone que el respeto por el recogimiento y el sentimiento religioso debe ser lo que prive, sin embargo nos encontramos con todo lo contrario, ya que son otros los elementos que se tienen en cuenta y no lo que realmente representa. El lujo y la ostentación, la rivalidad entre cuadrillas, hermandades y demás parafernalia que se monta en torno a la Semana Santa dista mucho de lo que debe ser una manifestación religiosa.
En definitiva, podemos afirmar que predomina más lo festivo que lo religioso, lo material que lo espiritual, pues aunque no deja de tratarse de un elemento más de nuestra cultura, el comportamiento mayoritario deja bastante que desear ante lo que debe ser una representación de un acto de pasión, quizá por ello deberíamos pensar un poco más en conservar ese espíritu de sentimiento ante lo que se representa, que en ver quién lo hace mejor.

12 de abril de 2010

El País de los Estudiantes.

El viernes, al fin y con el plazo casi agotado, un grupo de mis alumnos de 4º de ESO bajo mi coordinación, terminaron su períodico al cual como particular homenaje a la prensa de nuestra localidad le han puesto por título "Nuevo Luceria".
Han sido muchos días y horas de trabajo el invertido para hacer un buen trabajo. Como siempre ha habido algunos que no han cumplido con su compromiso mientras que otros lo han hecho con creces. Se han completado todas las secciones y ahora sólo toca esperar el veredicto.
Han surgido numerosos problemas de diseño que hemos ido solventando con buena dosis de paciencia y creatividad, sobre todo de ellos; nos han fallado algunos temas pero pronto fueron sustituidos por otros y así hasta alcanzar el objetivo previsto.
No se si ganaremos, la cosa está difícil pues la competencia es grande ya que se trata de un concurso a nivel nacional y eso pesa, pero lo importante es el trabajo realizado en equipo que ha generado un cierto valor añadido pues entre los integrantes del grupo, en buena parte se han creado algunos vínculos de amistad que antes no existían. Creo que también han aprendido el valor del trabajo en equipo y que el esfuerzo se puede ver recompensado no sólo con los premios que puedan obtener, sino con la seguridad de que será valorado en su justa medida.
Enhorabuena pues por el trabajo realizado, y si en esta ocasión no logramos la victoria, lo volveremos a intentar en otra ocasión.

5 de abril de 2010

Nº 4 de la revista Morana.

De nuevo salimos a la red para hacer llegar a los asociados de Torre del Moral y lectores en general un nuevo número de la revista Morana, a través del cual pretendemos una vez más recordar a la opinión pública lucentina que el patrimonio cultural es algo vivo, y que la Asociación cultural Torre del Moral sigue en la tarea de defenderlo y hacerlo llegar a todos a través tanto de sus actividades como de esta publicación digital.
En el presente número, se recoge la sección habitual dedicada a las actividades realizadas a lo largo del 2009 por la Asociación; a continuación damos paso a la sección dedicada al patrimonio histórico con dos artículos: en el primero de ellos, Juan Luis Cabello (presidente de Torre del Moral) expone el proceso de restauración llevado a cabo a lo largo de los últimos años por el taller de la Asociación en diversos elementos del santuario de Aras y que fueron presentados recientemente en el salón de actos de la casa de la Virgen. Un segundo artículo, firmado por José Carlos Pérez nos muestra una semblanza del museo histórico de la vecina localidad de Monturque, siguiendo así con la serie dedicada a los museos de la comarca.
En este número hemos introducido, a modo de páginas centrales, una sección dedicada a mostrar algunas imágenes de los elementos más importantes de nuestro rico patrimonio, y para comenzar, como no podía ser de otra manera, recogemos algunas imágenes del santuario de Aras; lógicamente, éstas sólo muestran una pequeña parte del magnífico patrimonio que alberga dicho lugar.
Dos son también las aportaciones realizadas a la sección literaria: el profesor de literatura Manuel Guerrero nos realiza una primera entrega sobre la lírica tradicional lucentina, la cual continuará en el próximo número; por su parte, en lo que respecto a la creación literaria presentamos en este número un texto escrito por Sara Calvo de Mora, estudiante lucentina, que por primera vez se asoma a nuestras páginas con “el delantal de Liz”.
Miguel Angel Cabeza, técnico de turismo, reflexiona, en la sección de opinión, sobre la relación existente entre el patrimonio histórico y cultural y el turismo, tema de gran interés para una localidad como la nuestra donde el acervo cultural y patrimonial es tan rico como complejo e interesante.
Una vez más apelamos a los lectores a colaborar con nuestra revista, aportando sus opiniones y sus trabajos sobre los diversos aspectos del patrimonio cultural, para así, entre todos, defenderlo y dar a conocer todo lo relativo al mismo, pues lo que no se conoce es como si no existiera, por lo que no cabe resignarse a su perdida.
Como es habitual, quien desee consultar y descargar la revista digital puede hacerlo en la página web de la Asociación: www.torredelmoral.com

25 de marzo de 2010

Los dias "tontos".

Mañana nos dan las vacaciones de Semana Santa, un breve paréntesis en nuestro quehacer docente en el que podremos recargar las pilas para afrontar el último y definitivo trimestre del curso.
Pero para algunos de nuestros alumnos (muchos) las vacaciones han comenzado ya pues desde hace algunos días han dejado de asistir a clase, suponemos que con el beneplácito y el conocimiento de sus padres. Pero cuando estas ausencias se notan más es hoy jueves, vísperas de la entrega de notas, cuando no hay un grupo completo con el que trabajar en condiciones normales, así que aprovechamos el tiempo para dedicarlo a otras actividades.
Hoy es pues uno de esos días "tontos" del curso en los que pasamos el día en el instituto cumpliendo con nuestro horario pero sin apenas "clientela" con la que trabajar, y eso resulta muchas veces desagradable pues las previsiones que nos hacemos en relación con la programación y demás no se pueden cumplir. Al alumnado estos días lo único que les interesa es saber sus notas y comprobar cual ha sido la cosecha de este trimestre, deseando acabar pronto para irse con sus amigos por ahí, comentar sus resultados y en función de como hayan sido éstos, ver que cara ponen sus padres.
Para los profesores se trata de un corto paréntesis en su trabajo, y ¿para los padres? mejor no comentarlo pues aqui hay un choque de intereses, pues no en vano gozamos de la doble condición.

9 de marzo de 2010

Visita al Salón del Estudiante.

Hoy se ha inaugurado una nueva edición del Salón del Estudiante en Lucena,y un año más allí hemos ido con nuestro alumnos de bachillerato y 4º de la ESO para que tomen contacto y se informen de la oferta educativa que muchos institutos de la provincia y también de diversas universidades públicas y privadas.
Pasear por el pabellón polideportivo, transformado en estos días en feria de muestras, era casi imposible por la cantidad de alumnos y alumnas que por allí estaban. También es ocasión para ver y saludar a compañeros de otros centros y también a antiguos alumnos, la mayoría de ellos muy cambiados (el tiempo también pasa para ellos), muchos de ellos ahora ya con unas expectativas de futuro que no deja de provocarnos una cierta emoción, pues pese a todo, van teniendo una ídea de por donde quieren ir en el futuro.

La oferta educativa es muy amplia, aunque he echado de menos a las principales universidades públicas andaluzas: Granada, Sevilla, Málaga, quizá las más demandadas por nuestros alumnos.

Los chicos y chicas que están cursando Bachillerato o ciclos formativos son ya en cierto modo veteranos en esto de visitar el Salón y se desenvuelven con soltura por los stands de los distintos institutos y universidades, no así los de 4º de ESO, los cuales, todavía están un tanto "verdes" en esto de decidir que querrán hacer a medio plazo, pero considero que ya es conveniente que vayan entrando en contacto con lo que dentro de poco va a ser otra etapa diferente para ellos y que puede marcar su transición a la vida adulta y con ello también a la Universidad.

La sociedad de hoy demanda una formación diversa y de calidad, y sin duda eventos como este Salón del Estudiante ayudan a que nuestros alumnos puedan elegir sus opciones, pues sin duda eso les hará también más libres, para vivir una vida mejor.

16 de febrero de 2010

Dichosa lluvia.

Este invierno sin duda la conversación más traida y llevada es la relacionada con la lluvia. Llevamos ya muchos meses que no para, el otoño lluvioso, la navidad no digamos y hasta hoy. Salir al patio del insti para poder ir hasta las aulas portatiles es toda una odisea; trasportar el paraguas, la carpeta, la cartera y demás útiles hace que la salida por esa puerta tan estrecha siempre llena de gente que va y viene nos suponga un esfuerzo adicional que sumar a las idas y venidas del edificio nuevo hasta las "casitas".
Estando en medio de la clase de Ciencias Sociales de 3º de ESO salió el sol, y parece que se nos alegró un poco la cara a todos los que estábamos en el aula, pero ¡ay qué poco duró! enseguida comenzamos a sentir el chubasco que con bastante estruendo caía fuera y que salpicaba los grandes ventanales (desde luego no era la monótona lluvia en los cristales de nuestro adorado Machado).
El tiempo pasaba y cuando ya casi nos habíamos olvidado del agua que caía, sonó el timbre y hubo que salir. Vuelta a la sala de profesores a soltar el libro para coger otro y también a coger el paraguas que todavía goteaba de la última salida que habíamos hecho una hora antes por la puerta estrecha, pero ahora con la sorpresa de que para poder llegar a las casitas había que saltar de ladrillo en ladrillo, a modo de pasaderas, para sortear un gran charco que se había formado a causa de la dichosa lluvia.
Cuado sonó por fin el último timbrazo, allá sobre las tres de la tarde, lo primero que miramos al salir del aula era por supuesto, ver si llovía pues estaba claro que los obstáculos que había que sortear estaban allí esperándonos, pero eso si, ahora lo tomamos con más alegría pues es la hora de irnos a casa.

8 de febrero de 2010

... Y tiramos de la soga de la campana.

Ayer domingo estuvimos de nuevo en la quinta de Navarredonda para disfrutar de la romería de la Virgen de Luna.
Después de casi hora y media de viaje pudimos contemplar desde lo alto del Calatraveño los tonos verdosos que las lluvias persistentes de este invierno han dejado en nuestra tierra. Todo nos parecía otra vez nuevo, aunque no lo fuera: las encinas, las ovejas y los arroyos que nos encontramos por el camino, todo parecía más luminoso que de costumbre gracias a ese verdor que brotaba del suelo.


Pero nuestro objetivo hoy no era admirar nuestro paisaje, ni visitar nuestro pueblo, sino acercarnos al santuario para pasar un buen día con nuestros familiares y con los amigos que nos encontrábamos por sus alrededores. Apenas habia coches, lo que era de agradecer, pues así se podía pasear mejor entre las tascas sin miedo a ser arrollados . Quizá sobraba algo de mercadillo. En la candela se iban asando los choricitos y las morcillas, la panceta y demás viandas que unos y otros llevamos, este año dispersos por eso de ir en autobús.


Pero como la tradición manda que en "la virgen" haya tiros, caballos, visita a la imagen, ofrenda por parte de nuestro hijo del hornazo que sus abuelos le habían comprado ¿y como no? tirar de la soga de la campana, pues allá que fuimos y con Jaime en brazos, tiramos ambos de la soga haciendo sonar la campana una y otra vez hasta que hubo que dejar paso a otro padre con su hijo que reclamaba su parte de toque.


Y así fue pasando un nuevo día de la Virgen, y tras la partida de nuestra Señora escoltada por sus hermanos y otros muchos romeros, llegó la hora de la partida, ya cuando iba cayendo la tarde, camino del pueblo para guardar este pequeño recuerdo junto a los otros que se acumulan en el bolsillo de la memoria desde que éramos chicos.


Cuando el próximo año en los días previos a la romería vuelva a abrir ese bolsillo de recuerdos bajo la cantinela de "a la Virgen de Luna me me voy mañana, a tirar de la soga de la campana", recordare esa historia que en un momento ya un poco lejano de mi infancia nos contaron nuestros padres y que yo cuento ahora a mi hijo, esperando que un año más el tiempo acompañe.




La foto es de Plaza Pública.

24 de enero de 2010

La pesadilla del cementerio nuclear.

En estos días estoy viviendo de forma un tanto recurrente la pesadilla que las gentes de los Pedroches vivimos hace unos años cuando se rumoreó que nuestra tierra era candidata a albergar el almacén de residuos radiactivos de alta intensidad.
Cuando estos días veo en la televisión las imágenes de los habitantes de algunos pueblos de España cuyos políticos, frente a la opinión de la mayoría del pueblo, quieren presentar a sus municipios como lugares idóneos para el cementerio nuclear, rememoro los inicios de aquel movimiento ciudadano que en los Pedroches impidió que esa infraestructura viniera a parar a nuestra comarca.
Empresarios, trabajadores, intelectuales y en definitiva ciudadanos de a pie mostramos nuestro rechazo más rotundo a esa idea. Cuando el movimiento cívico mostró su fuerza, a aquellos sectores más reticentes y entre ellos muchos de los políticos comarcales, no les quedó más remedio que sumarse al carro de la movilización.
Las asambleas multitudinarias que durante una serie de años se celebraban en los Pedroches eran la expresión viva de que nuestra tierra no quería saber nada de ese asunto que nos querían imponer. Al parecer se reunían todas las condiciones así que para que consultar.Hoy todo aquello ha ido quedando atrás.
Ahora son otros los que se oponen a que su tierra se vea infectada por un problema que los ciudadanos de esas localidades no han creado, a los que las promesas de bienestar y de posible creación de riqueza les debe hacer reflexionar si desean o no que su tierra albergue ese cementerio nuclear. Si no lo quieren, pese a sus políticos y burócratas que luchen porque el almacén de residuos no vaya allí; pero si están a favor, simplemente decir que es su responsabilidad y que están tomando una decisión que puede hipotecar a las futuras generaciones.

22 de enero de 2010

Colores del mar en invierno.

El otro día dando una vuelta por el paseo marítimo de Benalmádena pude apreciar una visión distinta del mar. Era por la tarde, el mar estaba tranquilo después de unos días de fuerte oleaje y en la playa aún se apreciaban las huellas de las intensas lluvias que nos han azotado en los últimos tiempos.
Pero lo que era distinto para mi era ver los colores del cielo al reflejarse en el agua que ahora no mostraban esa multitud de azules propios del verano, sino tonos rojizos y ocres, violetas y amarillos, diversos blancos y grises...; era diferente la quietud que se respiraba en ese entorno generalmente repleto de gente tostándose al sol o jugando con las olas.
Y es que pese a la soledad de la playa no se respiraba tristeza sino más bien un poco de melancolía y por supuesto noté en mi un cierto toque de nostalgia por los días de estío pasados allí. Los sonidos del mar apenas susurrados ahora parecían decirme al oido que el día se estaba yendo para ocultar al sol, pero las sensaciones que genera un tiempo tranquilo de invierno no se olvidan facilmente por ello unos días después me pongo a escribir estas líneas que me recuerdan que dentro de unos meses la gente volverá a poblar esta playa, que tendremos oportunidad de pasar las horas lentas a la sombra y al cobijo de un libro mientras los niños juegan con la arena o se bañen entre las olas de un mar que luego sí, será definitivamente de miles de tonos azulones que contrastarán con los ocres de la arena y la pléyade multicolor de sombrillas que nos resguarden del sol, vencedor del frío y la lluvia que ahora que es invierno nos muestra una imagen distinta del mar.

6 de enero de 2010

Al fin la cabalgata.

Ayer por fin y con la aquiescencia del tiempo tuvo lugar la cabalgata de reyes con la que finaliza la navidad. Este año la cabalgata me ha gustado más que en otras ocasiones, pues no ha sido tan ostentosa ni se ha derrochado tanto como en los años anteriores, sin que por ello se pueda decir que haya sido "pobre".
La ilusión que despierta este evento en grandes y chicos no decae con el paso del tiempo, pero quizá, al menos en el caso de Lucena, había alcanzado en los años anteriores, desde mi punto de vista unas cotas de derroche y ostentación más que excesivas ya que lo importante no eran los reyes, ni las asociaciones que participaban en la cabalgata, ni los niños y mayores que conformaban el público, sino que lo que se buscaba en buena medida era -como en otros actos sociales y festivos- qué rey destacaba más, gastando y derrochando sin mesura, dando un mal ejemplo a los ciudadanos que no vivían tan bien.
Bien es verdad que eran tiempos de bonanza económica, sobre todo para algunos, como se está demostrando ahora.
El caso es que con esta fiesta callejera se pone fin a las navidades y el próximo jueves (mañana) la mayoría volveremos de buena mañana a la rutina habitual, con un poco más de frío en los pies y el bolsillo algo aliviado, prestos a remontar la llamada cuesta de enero, con la ayuda de las tan socorridas rebajas.
 
Licencia Creative Commons
La luna del hereje por Conrado Castilla Rubio se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.