1 de octubre de 2008

Familia, ¿qué familia?

Hoy me ha tocado tratar el tema de la familia en Educación para la Ciudadanía, y me he encontrado con algo tan absurdo, porque ha afectado a uno de los alumnos más razonables de ese grupo de 3º de ESO, el cual me ha dicho que su madre no quiere que se trate ese tema en clase pues no reconoce los diversos modelos de familia que existen en la sociedad actual.
Para mí ha sido en cierto modo una decepción pues este alumno es hijo de una profesora de la enseñanza pública y de la que pese a no haberla tratado nunca personalmente, tenía una idea diferente por otras facetas suyas.
Pero sobre todo lo que resulta chocante es la beligerancia de los opositores a esta materia, pues si esta señora se hubiese molestado en ver lo que en relación con los modelos de familia pone en el libro vería que no es para tanto. Además lo único que ha hecho es poner en un brete a su propio hijo el cual no entiende esa oposición.
¿Hay algo más absurdo que negar la realidad? La sociedad ha evolucionado, también para esta gente, y hoy el concepto de familia ha cambiado, lo que no parece cambiar es el hecho de que este grupo de personas respetables se nieguen a entender que en una sociedad democrática es necesario respetar unas normas que entre otras cosas viene marcadas por las leyes, las cuales han sido aprobadas por la mayoría de los representantes de los ciudadanos, por tanto hay que cumplirlas, no desvirtuarlas para incumplirlas, no obligar al resto de la sociedad a incumplir la ley apelando a un supuesto derecho de objeción de conciencia, pero eso sí, que luego no tenga consecuencias para esos alumnos y alumnas que son al fin y al cabo quienes van a recibir esos conocimientos.
En los últimos años hemos visto a la jerarquía eclesiástica más beligerante de lo habitual contra un gobierno legítimo elegido por los españoles, hasta el punto de llegar a coaccionar a los colegios de ideología católica que quieren cumplir la ley impartiendo esa materia. ¿Veremos la excomunión?
Cabe preguntarse ¿a qué tienen miedo? ¿Por qué mienten y manipulan la verdad? Saben que están jugando con la buena voluntad de miles y miles de personas que siendo seguidoras de esta religión son manipuladas de la forma más vil.
¿Por qué se llenan la boca de la palabra libertad, de la palabra derecho, de la palabra igualdad aquellos que niegan a los demás el derecho a la educación, aquellos que contratan a dedo al profesorado y lo explotan negándole sus derechos laborales, aquellos que discriminan al más pobre, al inmigrante procurando que no entren en sus centros? Quizá el arzobispo de Toledo o el de Madrid podría darnos una respuesta, aunque probablemente yo deseara mejor la respuesta que nos puedan dar otros jerarcas más respetuosos con la Ley, sí esa ante la cual todos somos iguales.
Este ha sido mi primer "episodio" en relación con EpC, pero seguro que no será el único. Tiempo al tiempo.

5 comentarios:

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Que me excomulguen, me pido la apostasía, Conrado. !Esa es una buena manera de abrir tu blog!
Ya tienes un lector diario!!!!!!!
Saludos, amigo mío.

Conrado Castilla dijo...

Gracias por tu comentario, pero después del episodio de hoy no podía por menos que referirme a ese tema. Un abrazo.

Josecarlos dijo...

Hola Conrado. Voy a hacer una puntualización a tu reflexión. Las leyes no hay que cumplirlas porque sí, porque depende de qué ley se trate... Me explico mejor: Las leyes de Zapatero no obligan a nadie a ir contra su voluntad. Primer ejemplo: La ley del matrimonio homosexual NO prohibía el matrimonio heterosexual. Segundo ejemplo: La nueva asignatura NO prohibe a los conservadores mantener su modelo familiar. Sin embargo las leyes conservadoras SÍ prohiben ciertas ideologías. Primer ejemplo: Si yo quiero casarme con mi pareja del mismo sexo, está prohibido. Segundo ejemplo: Si yo quiero abortar de un hijo que no deseo, no podré. Por eso digo que las leyes deben cumplirse o no, en la medida en que estas leyes estén impuestas por un grupo de personas para recortar libertades de otras. Por supuesto la asignatura en cuestión NO recorta derechos ni libertades, simplemente hace ver a los adolescentes la realidad en la que viven... Un saludo.

Josecarlos dijo...

Hola de nuevo Conrado. Voy a explicar mejor mi comentario anterior, porque parece que discuto tu opinión, cuando en realidad pensamos lo mismo, jajaja. He querido decir que el mismo argumento que tú usas, es decir, que las leyes hay que cumplirlas porque emanan de poderes votados por la mayoría, se puede volver en contra cuando gobiernen los conservadores, y nos impongan leyes que van contra derechos y libertados ya conseguidos (ejemplos de las bodas homosexuales o el aborto libre). En este caso, y aunque sean leyes que hayan salido de un supuesto gobierno conservador votado por la mayoría, hemos de negarnos a acatarlas... Es lo que quise decir... Un nuevo saludo.

Gonzalo dijo...

SIN COMUNIÓN SI CURSAN EDUCACIÖN PARA LA CIUDADANÍA

El cura de Villanueva de Bogas, un pueblo al sureste de la provincia de Toledo, ha distribuido entre los padres de los niños que acuden a catequesis una carta que dice "las Parroquias se guardan el derecho de poder negar a alguien la catequesis si no se presenta objeción de conciencia" a la asignatura Educación para la Ciudadania, según publica hoy El País .La nueva materia no llegará a los colegios de Castilla-La Mancha hasta el año 2008, pero este parroco ya les avisa.La carta, recogida por el diario, dice: "Los padres que se consideren cristianos y quieran que sus hijos se eduquen en los valores y principios morales del Evangelio, deben presentar en la secretarí­a del colegio la objeción de conciencia lo antes posible, ya que esta asignatura va frontalmente en contra de estos valores y principios".Además la carta va con otra del arzobispo de Toledo y cardenal primado de España, Antonio Cañizares, en la que se dice: "Esta Educación para la Ciudadanía es inaceptable ...
!!Realmente sorprendente!!