22 de enero de 2012

Un sueño que se cumple.

Hace ya más de ocho años que Juan Miguel Caballero (Machaco) me habló de sus memorias y desde entonces nos pusimos manos a la obra para darle forma y buscar la manera de que viesen la luz, y el próximo jueves será una realidad cuando presentemos su libro en el palacio de los Condes de Santa Ana a las 20'30 h.
Este libro no recoge simplemente las memorias de una persona, que también, sino que es mucho más, tiene desde mi punto de vista unos componentes etnográficos interesantes de tal manera que quien lea el libro sin duda aprenderá muchas cosas del pasado no tan lejano de Lucena. y de la vida dura que sufrieron los lucentinos y en general buena parte de los andaluces durante la larga posguerra.
Machaco lo ha querido contar y ver asi cumplido su sueño, y yo me honro de haber colaborado siquiera minimamente en que se cumpla. Enhorabuena pues, y ya hablaremos más adelante de esa presentación, a la que están invitados todos aquellos que tengan interés por la vida y la pequeña historia de un lucentino que lleva muy a gala serlo.

15 de enero de 2012

He aterrizado en facebook

Después de mucho resistirme a entrar en eso que se llama las redes sociales, me he decidido a entrar en facebook, algo que todavía apenas conozco pero he encontrado a un montón de amigos y compañeros que ya llevan tiempo en esto y me ha animado a seguir, así que bueno, más adelante seguiré explorando por ese espacio virtual, y supongo que asi iré descubriendo cosas nuevas.

4 de enero de 2012

Paisaje reconocible.

 Poco antes de la navidad pude ver por televisión la película "El Libro de las Aguas" basada en la novela homónima de nuestro paisano Alejandro López Andrada. No voy a valorar la película en sí (creo que la novela es mejor), lo que si me gustó mucho fue poder identificar el paisaje de mi tierra, tan distinto al del lugar donde ahora vivo. Las dehesas, las vallas de piedra, los colores y los sonidos se recogen con gran fielidad, lo que hace que sean facilmente reconocibles para mi aunque la acción de la película se desarrolle bastante tiempo atrás y en unas circunstancias históricas   muy diferentes a las actuales.
Es cierto que también los Pedroches han cambiado desde entonces, pero sin embargo la esencia, la identidad tradicional en definitiva de esta comarca siguen estando ahí, una tierra donde las encinas reinan y el matorral completa el puzle de la imagen del paisaje pedrocheño que vamos conservando en la memoria a lo largo del tiempo y que recobramos cuando cruzamos el Calatraveño camino de nuestros pueblos.
Reconocer ese paisaje a través de la memoria del protagonista de la película es quizá lo más interesante, ya que desgraciadamente esa vida triste y gris que podemos ver muestra también la idea que en buena medida se tiene sobre los Pedroches fuera de la comarca como de una zona pobre, sobria y atrasada en la que la vida parece desarrollarse en un puro invierno, donde el tiempo pasa muy lentamente y a donde la modernidad no parece haber llegado.
Es esta una visión errónea de nuestra tierra que tenemos que cambatir: los que estamos fuera, conociendo y promocionando otra imagen más positiva y dinámica, más cercana a la realidad; a los que vivis allí, luchando día a día para que nuestra tierra avance hacia un futuro mejor, pero sin olvidar esas esencias propias y que tan bien reflejadas aparecen en la película y que tan reconocible nos es para todos los que lo llevamos en la memoria.

Nota: las fotografías están realizadas por Antonio  Merino y extraidas del blog Solienses.
 
Licencia Creative Commons
La luna del hereje por Conrado Castilla Rubio se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.