25 de julio de 2015

Una tarde de playa


El agua del mar roza mis pies en medio de una tarde calurosa sobre la arena.
Las páginas de un libro de Chesterton van pasando algo lentas bajo la sombrilla azul y rosa en que me cobijo hoy.
Las olas indolentes se estrellan en la orilla y se vuelven sin apenas sentirse. La gente charla, toma el sol o pasea y el verano poco a poco nos va envolviendo en una capa invisible de sal.
conforme avanza el día el sol se va ocultando asumo que va a ser hora de irse, guardo mi libro, recojo mi sombrilla y meto una última vez mis pies en el agua para deshacerme de los granos de arena que se han instalado entre mis dedos.

1 comentario:

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

El relato sencillo de las cosas importantes: el sol y Chesterton rivalizando por calentarte la cabeza, la arena invadiendo los dedos de tus pies, el mar coqueteando con la tierra. Viva el verano, my friend.