30 de marzo de 2014

Recital en varios idiomas.

El pasado viernes tuvo lugar un nuevo recital en diverso idiomas y variados acentos organizado por la asociación Naufragio y en la que participé leyendo un poema de Antonio Machado titulado "El mañana efímero". elegí este poema como modesto homenaje al 75º aniversario de la muerte en el exilio del gran poeta; pero también porque considero su temática muy actual, dada la situación de recorte moral y de libertades que estamos viviendo en los últimos tiempos.
Después de varios años colaborando con esta asociación, esta la primera vez que intervengo en una actividad como miembro de la misma, lo que supone para mi una gran satisfacción, pues el recital resultó magnífico.  
Más información aquí. 
Al final pongo el poema que he leído.

Foto de grupo de los participantes en el recital

Momento de mi intervención

EL MAÑANA EFÍMERO
   A Roberto Castrovido.

La España de charanga y pandereta, 

cerrado y sacristía,

     devota de Frascuelo y de María,
de espíritu burlón y de alma quieta, 

ha de tener su mármol y su día,

      su inefable mañana y su poeta.
El vano ayer engendrará un mañana

vacío y ¡por ventura! pasajero. 

Serán un joven lechuzo y tarambana, 
un sayón con hechuras de bolero:

      a la moda de Francia, realista;
un poco al uso de París, pagano, 

y al estilo de España, especialista

      en el vicio al alcance de la mano. 
      Esa España inferior que ora y bosteza,
      vieja y tahúr, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste 

cuando se digna usar de la cabeza, 

aun tendrá luengo parto de varones 
amantes de sagradas tradiciones

      y de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas, 

y otras calvas en otras calaveras 

brillarán, venerables y católicas.
El vano ayer engendrará un mañana 

vacío y  ¡por ventura! pasajero,

      la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero

El vacuo ayer dará un mañana huero. 

Como la náusea de un borracho ahíto 
de vino malo, un  rojo sol corona  
de heces turbias las cumbres de granito; 
hay un mañana estomagante escrito

      en la tarde pragmática y dulzona.
      Mas otra España nace,
la  España del cincel y de la maza, 

con esa eterna juventud que se hace 

del pasado macizo de la raza.
Una España implacable y redentora

España que alborea

con un hacha en la mano vengadora, 

España de la rabia y de la idea


2 comentarios:

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

Uno de mis poemas favoritos, no solo de Machado. Lo del "parto de varones amantes de sagradas tradiciones" se entiende mucho por estos lares, por estos, por otros...
Emhorabuena, Conrado.

Conrado Castilla dijo...

Gracias Emilio, te hubiese gustado oir poemas en inglés y en otras lennguas.