31 de mayo de 2013

Es tarde (microrrelato)

Doy vueltas por la calle y sigo sin poder aparcar el coche, la acera está llena y voy a llegar tarde al trabajo.


2 comentarios:

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

El microrrelato se sostiene por lo que no cuenta. Da una trama, la hace concisa, expone unos pocos puntos de amarre y luego es el lector el que debe buscar, cada cual según su empeño o su capacidad, la verdad velada. La tuya es una incógnita que debes o no resolver. Las aceras, ya lo sabemos, son una jungla. El tiempo es una bestia peligrosa. El que escribe es, sin embargo, dios de su cárcel. Buen fin de semana, amigo.

Conrado Castilla dijo...

Gracias por tus palabras. Ahora entiendes porqué prefiero ir andando al trabajo