31 de agosto de 2011

A MI PADRE.

Has terminado
de andar tu camino
en este tiempo de estío,
mientras nosotros
seguimos adelante
mirando de reojo
por si aún estás ahí.
Pero ahora lo que está
es tu recuerdo
que irá apaciguando poco a poco
el dolor por tu pérdida.
Son muchos los años
que te hemos tenido
y las cosas de la vida,
no siempre fácil,
que hemos compartido
pero ahora que no estás
seguirás aquí dentro
perdurando en nosotros
lo bueno que pudiste darnos
y recordando
lo que quizá no te dimos.
Paso a paso
seguiremos nuestras sendas
sin ganas de dejarte atrás,
de ahí que cada día
en un instante cualquiera
un leve soplo
nos recuerde el tiempo
que estuviste a nuestro lado,
las pequeñas cosas
que fuimos viviendo contigo
y el valor de la vida
cuando ésta se pierde.

6 comentarios:

Emilio Calvo de Mora dijo...

Acabo de saberlo al leer este poema hermoso que no tendría que estar, tú me entiendes.
Te llamo ahora mismo.
Un abrazo fuerte, muy fuerte, amigo.

Conrado Castilla dijo...

Gracias por tus palabras. Nos vemos. Un abrazo.

Juan B. Carpio dijo...

Lo siento, Conrado. No me había enterado. Ánimo, y adelante. Juan B.

Conrado Castilla dijo...

Gracias Juan Bautista y mucha suerte en tu nueva responsabilidad.

José Puerto Cuenca dijo...

Conrado, ya nos diste la noticia el otro día y te dimos el pésame de pasada, luego nos pusimos a nuestros temas... Te reitero mi sentimiento. El momento de enterrar al padre y su cara opuesta, la de ver nacer al hijo creo que son los más trascendentes de la vida, nunca se olvidan... Ahora el tallo, aunque fuera imaginario, ya no te sostiene, ahora tienes que ser tú el tallo. Lo seguirás recordando y casi notándolo al lado muchas veces, cada vez que pienses en él. A mí me pasa mucho y me marcó ese momento (mi segundo libro va sobre ello).
El poema te ha salido muy sencillo y auténtico, recoge muy bien la intensidad de esos días de despedida... No tardaremos tanto en volver a verlos, en otra dimensión, no es cuestión de fe, sólo de tiempo.

Conrado Castilla dijo...

Gracias Pepe por tus palabras que comparto totalmente. El tiempo va pasando para todos pero quizá ahora que no está es cuando más lo notamos cerca.
Un abrazo.