31 de diciembre de 2010

Nuevo año.

Dentro de unas horas habrá finalizado este año sin que por ello se vislumbre nada mejor para el próximo, salvo los buenos deseos para nuestros familiares y amigos. Estamos en un invierno menos frío que otras veces, pero a pesar de todo, igual de consumista, ya se sabe, los mercados resulta que son ahora los que mandan. Nos sumergimos en la quimera de creer que cuanto más caro sea el regalo mejor nos estamos portando con nuestros semejantes.
Es posible que esté cayendo en el tópico, si también el tópico, de criticar a la navidad y lo que ello supone, pero todo momento del año tiene su cosa, y así mientras que por ejemplo la primavera nos alegra porque las tardes se alargan y nos van acercando a las vacaciones de verano, ahora en que los días son más cortos, nos hace que estemos más tiempo en nuestra casa, que contactemos aunque sea a través de unas líneas o una imagen con nuestros amigos de los que apenas tenemos noticias durante el resto del año, y por supuesto, recobramos un poco esa ilusión infantil que nos trae en sus camellos los Reyes Magos (es cuestión de como se lo tome cada uno).
Quizá la navidad lo que nos trae es sobre todo los recuerdos de otros tiempos en que vivíamos de otro modo estos días bien porque éramos niños y esperábamos los regalos o simplemente porque éramos más jóvenes y aprovechábamos el tiempo para salir con nuestros amigos y estar en la calle de fiesta, dejando aparcados por unos días los libros y los apuntes.
Hoy para mi la navidad es la ilusión que comparto sobre todo con mi hijo que todavía conserva esa inocencia que le otorga la infancia y se plasma en pequeños detalles como el gusto por los belenes -sobre todo en determinadas figuras de los mismos-, en las luces de la calle, los villancicos y por supuesto en la noche de reyes, en la que algunos de esos deseos materiales se cumplen, para él, y también para nosotros.
La foto es un detalle del belén que Fina monta todos los años en Añora y que ella realiza con sus manos y con su ilusión.

21 de diciembre de 2010

Museo sobre el Auto de los Reyes Magos de El Viso de los Pedroches.

Pinchando en este enlace se puede ver un vídeo relativo al museo sobre el auto de los Reyes Magos que se representa en El Viso (Córdoba) desde hace bastantes años y que cuando se abra al público enriquecerá sin duda el ya rico patrimonio cultural de los Pedroches.
http://www.youtube.com/watch?v=2rV7kx3V7lA&feature=player_embedded

13 de diciembre de 2010

Leo un poema.

Estos días que ando enfrascado entre exámenes y tareas varias voy sacando un hueco para leer algunas páginas que he ido adquiriendo o simplemente van cayendo en mis manos. También muy de vez en cuando escribo alguna cosa como el poema que sigue:

Leo un poema que no es mío
bajo la luz de una lámpara
inclinada sobre el papel.
A mi espalda, los libros
que unas veces me muestran caminos
de la historia pasada y otros,
simplemente, me cuentan historias.
Enfrente, carpetas y cajas y más libros
y en la pared pequeños recuerdos
de un tiempo que me dicen
que ayer ya existía un pasado dormido
en imágenes diversas de gentes y vida.
Sobre mi mesa lápices y bolígrafos,
calendarios y enseres que en caótico orden
me marcan los días
de trabajo y rutina.
Pero hoy estoy aquí
vagando entre versos
audaces, de palabras reunidas
en las páginas que otros
escribieron y que
yo escucho junto al leve
rumor del paso de las hojas
cuando ya cercana la noche
se vislumbra a través de la cortina
traslúcida de mi ventana.
 
Licencia Creative Commons
La luna del hereje por Conrado Castilla Rubio se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.